La letra Indómita
 ×

La mano izquierda de la oscuridad

Pasted Graphic
Autor: Ursula LeGuin.
Editorial: Minotauro.
Género: Novela / Ciencia Ficción.
Páginas: 304.

8/10 - Buena

La sexualidad expuesta a diestra y siniestra.


Las grandes obras de ciencia ficción son reconocidas por su vigencia, esa difícil cualidad literaria de trascender en el tiempo y continuar sorprendiendo al lector en tiempos modernos. La mano izquierda de la oscuridad es un exponente ejemplar de lo que una buena novela necesita para consagrarse en los anales del género; es una pieza cuya creatividad ha vencido la barrera del tiempo y frente a la cual no podemos evitar sentirnos asombrados.

Sin importar cuán asiduo sea el lector, La mano izquierda de la oscuridad es una experiencia única y particular, no por su trama en sí, sino por el entorno. La premisa argumental de la obra es sencilla, pero su trasfondo alcanza una complejidad incalculable. Por momentos, de hecho, pareciera ser más un ensayo antropológico acerca de cómo la sexualidad define a la raza humana que una historia de ciencia ficción, y esa cualidad es, precisamente, la que la consagra como un hito del género.

La mano izquierda de la oscuridad quizás no sea excelente en cuanto a lo argumental, pero es inmensamente creativa y original en la construcción de sus personajes y el universo en el que se desenvuelven. No es una novela atrapante desde lo narrativo, sino desde lo inventivo. Es una obra libre de paradigmas, que nos deja pensando en aspectos esenciales de nuestra existencia, como jamás nunca los hemos concebido antes. Es una experiencia aparte, una lectura poco convencional y muy disfrutable.




Los años de peregrinación del chico sin color

imgres
Autor: Haruki Murakami.
Editorial: Tusquets.
Género: Novela / Ficción.
Páginas: 314.

4/10 - Mala

Profundamente superficial.


Sobran los ejemplos de novelas delirantes, confusas y con argumentos tirados de los pelos. Ése no es el motivo por el cual esta novela japonesa no es buena. Obviamente que una historia congruente y bien construida siempre suma, pero hay muchos libros que aun entregando tramas deficientes son medianamente placenteras en el trámite de la lectura. Quizás no sean las mejores, pero dejan leerse.

El mayor defecto de Los años de peregrinación del chico sin color no está en el argumento, sino en su prosa. Podría decir, tal vez con excesiva severidad, que la complejidad narrativa de la obra es la de un Elige tu propia aventura. Media docena de personajes son descritos en apenas 30 páginas, mientras el autor busca fundar los cimientos de una trama extremadamente inverosímil e inocua. Murakami, de tanto en tanto, intenta ser profundo y fuerza sentimientos a través párrafos cursis o directamente irrelevantes. Hay giros irresolutos, personajes intrascendentes y una promesa de conclusión que jamás llega a destino; pero por sobre todas las cosas, hay falta de genuinidad.

Los años de peregrinación del chico sin color es un libro anodino, que intenta desesperadamente ser lo contrario. Algunos éxitos literarios son verdaderamente difíciles de explicar.








El Terror

9780553818208
Autor: Dan Simmons.
Editorial: Roca.
Género: Novela / Ficción.
Páginas: 786.

7/10 - Buena

El interminable frío del ártico.


El Terror es una pieza literaria atípica que combina la ficción con la novela histórica y crea una terrorífica versión de los hechos acaecidos a mediados del siglo 19, cuando dos naves de la armada británica quedaron encalladas en los hielos del ártico, en lo que fuera conocida como la fallida expedición Franklin.

La novela relata las desventuras de los barcos HMS Terror y HMS Erebus y sus 129 tripulantes, quienes zarparon hacia el polo en búsqueda del paso del noroeste y nunca más regresaron. Hay un inmenso trabajo investigativo por parte del autor, quien ha recolectado e incorporado una infinidad de datos verídicos acerca de la expedición para posteriormente incorporarlos al argumento como materia prima principal de la obra. Todos los personajes descriptos en la historia son reales y muchas de las circunstancias son efectivamente inspiradas por especulaciones documentadas de ciertos historiadores.

Pero no todo es rigor historicista en El Terror. Dan Simmons echa pimienta al transcurso de los hechos añadiendo elementos propios de la ficción, así como también algún que otro condimento fantástico, como ser la existencia de una bestia ancestral que los acecha día y noche. Sin embargo, el verdadero terror del relato no radica en el asedio de un Godzilla ártico, sino en la eximia ambientación lograda por el escritor. La novela logra por momentos trasladar al lector al escenario propuesto y transmitirle el frío y la desolación experimentada por los protagonistas, lo que se destaca como el punto más saliente del libro.

En cuanto a lo negativo, a El Terror le sobran no 100, sino algo así como unas 300 páginas para mi gusto. Y es que Simmons, en su afán extremadamente detallista, desarrolla su prosa a través de más de una decena de personajes con variados recursos narrativos. No hay baches en la calidad literaria, pero si una excesiva –sino compulsiva– ambición épica que resulta en una longitud casi intolerable. El frío del ártico, por intenso que se sienta página tras página, termina siendo un fastidio. También hay muchos capítulos que se remontan a las historias personales de ciertos protagonistas que no creo que agreguen demasiado al nudo de la narración.

El Terror es una novela disfrutable que se destaca por su excelencia narrativa y por la complejidad de su construcción, aunque también puede resultar tediosa. Quienes estén dispuestos a leer sus casi 1000 páginas –yo he leído su versión original, no una traducción, pero las traducciones promedian las 750/800 páginas–, pueden terminar algo hastiados, pero no decepcionados.




Negar todo

imgres

Autor: Roberto Fontanarrosa.
Editorial: Ediciones de la flor.
Páginas: 285.

7/10 - Buena

Antología póstuma.


El negro Fontanarrosa no se fue sin despedirse. Por motivos que exceden lo literario, su última antología de relatos demoró en salir a la calle, pero finalmente se publicó en 2013. No se trata, como pueden pensar algunos, de una recolección desesperada de cuentos inéditos que los editores reflotaron con aspiraciones comerciales. Negar todo es una entrega fiel al estilo del escritor rosarino, que no defraudará a sus más acérrimos lectores.

Yo nunca he sido un gran fanático de la prosa de Fontanarrosa. Siempre me interesé más por su irrepetible talento dentro del humor gráfico que en sus textos. Aun así, no sólo estoy familiarizado con su obra literaria, sino que también lo admiro como escritor. Su estilo era innegable; quizás demasiado homogéneo y a veces repetitivo, pero su manejo del lenguaje barrial y su gran capacidad para volcar en letras la cultura popular argentina han sido insuperables. Negar todo es otra entrega más de su ingenioso compendio literario, de rápido reconocimiento por el lector. Hay mucho folclore en sus páginas; personajes pintorescos que recuerdan a conocidos; situaciones que bien podríamos hacer propias; lugares que suenan familiares, etc… Hay, para resumirlo, química. El lector sabe de qué habla Fontanarrosa y éste último vuelve a expresarlo como pocos.

No hay nada nuevo en la última antología del negro, lo que no es necesariamente malo. El ferviente canalla se despidió de nosotros con su estilo y humor intactos. Los fanáticos disfrutarán mucho este libro, y el resto, como yo, no podremos más que encontrarlo altamente entretenido. Quizás no sea de mis lecturas más preciadas, pero es imposible pasarla mal leyéndolo.



Guía del autoestopista galáctico

Pasted Graphic

Autor: Douglas Adams.
Editorial: Anagrama.
Páginas: 190.

6/10 - Buena

Delirio intergaláctico.


La ciencia ficción y la comedia son géneros literarios rara vez combinados. Guía del autoestopista galáctico es un libro sin dudas ingenioso y creativo, que apela a la ciencia ficción como una excusa para hacer humor. Al igual que en el espacio, en el marco propuesto por el libro no hay límites para la imaginación, y tampoco para el absurdo. Esta novela irreverente y original, si bien se disfruta de principio a fin, también se excede en su incansable intento de provocar la risa a través del disparate.

Douglas Adams da rienda suelta a su inventiva y explora los confines de la ficción sin reservas. Comienza no por construir un mundo, sino por destruirlo, lo que le deja nada más y nada menos que el infinito a su alrededor para elaborar su descabellada trama. No existe poder de especulación sobre la faz de la tierra que siquiera se aproxime al desarrollo de los hechos, porque Guía del autoestopista galáctico es completamente impredecible, con sus virtudes y sus defectos. Hay detalles asombrosos y pasajes desopilantes, aunque también hay un abuso notorio de su estilo trasgresor. Por momentos, la novela empalaga de tanto que insiste con su premisa delirante, resaltando la irrealidad del relato y generando que el lector tome cierta distancia de sus personajes. El surrealismo empujado al extremo a veces va en detrimento de la seducción literaria, porque suele levantar barreras entre el lector y la historia, impidiendo una conexión del todo gratificante. Es difícil involucrarse con esta obra, porque tanto barroquismo humorístico termina desdibujando a los protagonistas, reduciéndolos a personajes artificiales.

Guía del autoestopista galáctico es sin dudas única, original y entretenida, aunque para mi gusto dista de ser considerada una joya del género. Es una lectura pasatista con destellos de genialidad y brillantez. Divertida, pero no fascinante.



Las uvas de la ira

libro_1353882721
Autor: John Steinbeck.
Editorial: Alianza.
Género: Novela / Clásico.
Páginas: 683.

8/10 - Muy Buena

Road trip trágico.


La gran depresión de la década del 30´ en EEUU ha sido una fuente de inspiración artística y académica invaluable, que incluso al día de hoy continúa rindiendo frutos. Las uvas de la ira es una pieza literaria clave dentro de ese compendio artístico, ganadora del premio Pulitzer y referente ineludible de los grandes clásicos de la literatura norteamericana.

Los mercados de acciones se cayeron, sí, pero la crisis económica fulminante sufrida al norte del continente americano en el siglo 20 tuvo una complejidad social que excede los límites de los mercados financieros. Esta novela retrata las desventuras que sufrieron los pequeños agricultores de vastos territorios del país, quienes de un día para el otro fueron privados de trabajar las tierras que solían arrendar y se vieron obligados a emigrar hacia el sur en busca de un sustento de vida para sus familias, básicamente renunciando a todo.

Las uvas de la ira es un libro de una profundidad insoslayable, que ahonda en una infinidad de aspectos entre los que se destacan la familia, la supervivencia y las diferencias sociales promovidas por sistemas económicos altamente perversos. Narrada a través de las vivencias de la familia Joad, Steinbeck intercala la historia principal con capítulos contextuales, donde hace gala de su enorme poder descriptivo al tiempo que prepara el terreno para proseguir con el relato en el capítulo siguiente.

Steinbeck se toma su tiempo, porque la economía de palabras no estaba entre sus virtudes, pero
Las uvas de la ira vale la pena de principio a fin, gracias a la profundidad de su argumento. Angustiante, crítica, irónica y trágica, esta novela de reconocido renombre es no sólo una obra antológica, sino también un manual de reflexión social que busca incansablemente rescatar la esencia de la humanidad hasta incluso en el último párrafo.




Siempre hemos vivido en el castillo

Pasted Graphic
Autor: Shirley Jackson.
Editorial: Minúscula.
Páginas: 224.

5/10 - Regular

Novela envenenada con gusto a poco


Siempre hemos vivido en el castillo es una novela gótica norteamericana que relata la supervivencia social de dos hermanas con un pasado tétrico. Confinadas en un territorio cada vez más reducido, las excéntricas Blackwood se ocultan, junto a un maltrecho tío, de una sociedad que las juzga por la muerte de toda su familia en más que dudosas circunstancias.

Con una premisa más que interesante y una prosa dinámica y entretenida, Shirley Jackson saca a la superficie eficazmente los hechos que sostienen una historia tenebrosa, manteniendo en vilo al lector durante 200 páginas. Sin embargo, es inevitable sentirse desilusionado por un final repentino y falto de todo contenido, que simplemente deja la trama inconclusa. La escritora se despacha con un soberbio desarrollo, generando un clima lúgubre y tenso que lamentablemente no encuentra cauce en su capítulo final. Arribando a la conclusión, todas las expectativas del lector se desploman como una cascada.

Siempre hemos vivido en el castillo entretiene, pero también defrauda. Estará en cada lector saber conformarse con el resultado final. En el género terror, algunos simplemente adoran el trámite y obvian las conclusiones. Esta novela, sin lugar a dudas envenena, pero no mata.





Maldito Karma

maldito-karma

Autor: David Safier.
Editorial: Seix Barral.
Páginas: 320.

7/10 - Buena

Camino al nirvana


Maldito Karma no es un ensayo metafísico acerca del budismo, y tampoco pretende serlo. Aun así, esta novela alemana se las rebusca para narrar, en clave de comedia, una aventura escatológica que además de divertir, ocasionalmente nos deja pensando.

No se trata de un libro extremadamente profundo ni mucho menos, pero Maldito Karma se compromete con un mensaje de vida, al tiempo que entretiene al lector con una trama original y personajes pintorescos. Es de rápida y fácil lectura, seguramente algo apresurada en el trámite narrativo, pero también lo suficientemente imprevisible como para uno se mantenga enganchado a medida que avanzan las páginas.

No será material a considerar para un premio Nobel y quizás no satisfaga a los lectores más puntillosos, pero esta pequeña novela, que a priori podría juzgársela como comercial y pretenciosa, es un grato paseo por los confusos alrededores de la vida, que además de hacernos reír, también nos invita a la catarsis.



1984

1984-9788423342310
Autor: George Orwell.
Editorial: Destino.
Páginas: 368.

8/10 - Muy Buena

Cualquier parecido con la realidad...


1984 es un clásico de la ciencia ficción distópica al que no le pasan los años. George Orwell, en su especulación literaria de un futuro no tan lejano a su tiempo, terminó no menos que dando forma a una enciclopedia político-social de los procesos autoritarios a los que se somete todo régimen dictatorial, independientemente de su ideología.

Sin distinción de izquierdas ni derechas, el autor construye un relato sólido y escalofriante alrededor de una hipótesis de civilización en la que las masas logran ser manipuladas hasta el límite de lo impensado. Es alucinante el nivel de detalle con el que Orwell desnuda el recetario sobre el cual se sostiene el poder en su mundo opresivo, al punto de parecer éste más un ensayo político del autoritarismo que un libro de ciencia ficción.
1984 es una descripción completa y detallada de los motivos irracionales que llevan a los partidos políticos a perpetuarse en el poder, fácilmente comparable con los regímenes de Hitler y Stalin, más recientemente con Corea del Norte o Cuba, y en otra escala, pero en las que pueden notarse ciertos puntos en común, Venezuela y en menor medida Argentina.

Orwell no sólo se ganó un lugar en los anales de la historia literaria con esta novela, sino que también supo componer una de las obras más introspectivas acerca de las alienaciones que sufren las sociedades sometidas por estados opresores.
1984 debería figurar como lectura obligatoria en todos y cada uno de los colegios secundarios del mundo entero. Es un clásico imprescindible, a nivel literario, claro, pero por sobre todas la cosas a nivel humano.




Cumbres borrascosas

cumbres-borrascosas-9788420664934

Autor: Emily Brontë.
Editorial: Debolsillo.
Páginas: 528.

8/10 - Muy Buena

Las retorcidas profundidades de la humanidad


Cumbres borrascosas es una novela lúgubre y siniestra, que explora las profundidades instintivas del ser humano con asombroso detalle. No es un libro de terror ni de suspenso, y sin embargo, leerlo es una experiencia siempre inquietante y por momentos escalofriante.

Situada en un territorio inhóspito de la campiña inglesa, el argumento se circunscribe a narrar las desventuras por las que atraviesan dos familias vecinas con escasas coincidencias ideológicas a lo largo de dos generaciones. El odio, el rencor, la envidia y la venganza son los catalizadores más frecuentes de su trama, encarnados en personajes que escapan a los estereotipos y cuyas reacciones sorprenderán incluso a las mentes más perversas.

Cumbres borrascosas es casi un ensayo antropológico, que escarba visceralmente la esencia humana e indaga acerca de las consecuencias psicológicas que acarrean las viejas heridas. Es un relato sórdido y oscuro, que incomoda al lector con una versión poco compasiva de la vida en sociedad. Es una novela que no tiene paz y una joya de la ficción que ha vencido al tiempo.


Vivir afuera

getBookImg

Autor: Rodolfo Fogwill.
Editorial: El Ateneo.
Páginas: 397.

8/10 - Muy Buena

Mapa suburbano de la decadencia social argentina


Vivir afuera es una radiografía novelesca de la decadencia social argentina a fines de los 90', que si bien se circunscribe a Capital Federal y sus alrededores, podría tranquilamente extrapolarse a vastas regiones del país. Encarnada en varios protagonistas de diversos entornos sociales, edades y orígenes, esta novela explora la marginalidad desde muchos ángulos distintos, manteniendo un punto de contacto entre todos ellos. La droga, el sida, la prostitución, la religión, la corrupción y el robo como forma de vida son temas recurrentes y esenciales en sus cientos de páginas, hasta arribar a la conclusión.

Es muy interesante leer esta novela luego de 15 años de ser escrita, porque de alguna manera se remonta a los comienzos del notable retroceso social que la Argentina ha sufrido en las últimas dos décadas. La marginalidad, la falta de valores y esa tendencia exacerbada de supervivencia individualista -que cada vez subvalúa más la vida de los argentinos- encuentran en este libro una especie de génesis contemporánea, pero sin consideraciones políticas explícitas. Porque Fogwill describe pero no echa culpas, a diferencia de mucha literatura que suele encontrarse hoy en día con tono violento y acusador.

Drogarse, vivir del afane, prostituirse, transar y esquivarle el bulto a la parca sin que en verdad mucho importe: formas de vida de un país en decadencia. Vivir afuera no acusa, sino narra desde un pasado reciente. Podría decirse que también hace futurología del presente. ¿Dónde iremos a parar ahora que no hace falta leer un libro para explorar la marginalidad argentina, ahora que es evidente, visible y palpable? Sólo Dios sabe, porque lamentablemente, Fogwill ha muerto.



Chamamé

chamame

Autor: Leonardo Oyola.
Editorial: Salto de página.
Páginas: 224.

7/10 - Buena

Western nacional y popular.


Incursión novelesca en un género poco usual en la literatura argentina. Chamamé es un western urbano-rural ultra violento que narra las peripecias de dos delincuentes crónicos unidos por el destino y enfrentados por los vicios del oficio.

Leonardo Oyola logra momentos brillantes en esta novela, capítulos que sacuden al lector gracias a una prosa visceral e instintiva. Es un libro oscuro, inquietante e imprevisible, que triunfa en la caracterización de sus personajes y en la descripción de los ámbitos donde éstos se mueven. Sin embargo, quizás le falte un poco de sustancia argumental, una línea más sólida que ligue las secuencias narrativas y evite esa sensación de dispersión que se experimenta al leerse. Pero esto último no impide el disfrute de una novela que se lee rápido e intensamente.

Chamamé es una buena propuesta policial autóctona, única en su género a nivel nacional, y merece leerse sin lugar a dudas.

Velocidad de los jardines

velocidad_de_los_jardines

Autor: Eloy Tizón.
Editorial: Anagrama.
Páginas: 142.

6/10 - Buena


Narrativa lateral y críptica.


Hay libros largos que se leen rápido y libros cortos que se leen lento; hay textos que se procesan en forma interactiva, mientras se leen, y otros que obligan a una sinapsis tardía. Preguntarse qué significa que los jardines sean veloces es apenas un comienzo en este libro, porque básicamente de eso se trata: de preguntarse una y otra vez el significado de cada cuento.

Eloy Tizón es un escritor original, poseedor de una narrativa peculiar y creativa, que encuentra formas alternativas de exponer las ideas. La técnica no es un dato menor, porque la frescura literaria que aporta el autor es sin lugar a dudas condición suficiente para que el entretenimiento esté garantizado. Ahora bien, este alquimista de las palabras que logra combinarlas como ningún otro es también un escritor críptico que disfruta de esconder los mensajes, invitando al lector a la catarsis tardía. No hay sustancia inmediata en
Velocidad de los jardines, sino apenas evidencia, pistas superficiales de lo que el autor ha querido significar en su laberinto narrativo. Quienes quieran aferrarse a algo concreto o pretendan conclusiones expresas, deberán buscar en sus intelectos una versión que medianamente les satisfaga, dadas las premisas argumentales del autor.

Algunos lectores disfrutan de la exploración literaria, asumen el desafío de enterrarse en las entrañas de un relato y recorrerlo mentalmente hasta descifrar su secreto medular. Para ellos,
Velocidad de los jardines será una experiencia única. Para los demás, los que no tenemos paciencia, este libro de cuentos vale la pena dada la creatividad narrativa de su autor, que no es poco, pero tampoco mucho.



Los renglones torcidos de dios


images

Autor: Torcuato Luca di Tena.
Editorial: Planeta.
Páginas: 450.

10/10 - Excelente

Una locura de novela.


Los renglones torcidos de Dios es literalmente un libro de locos, pero no cualquier libro de locos, sino probablemente el mejor que se haya escrito en la historia de la literatura.

El primer atractivo de la novela es inapelable: su autor fingió estar loco y se internó en un psiquiátrico durante un par de semanas hasta ser descubierto, aunque demasiado tarde como para interrumpir la musa. El resultado de aquella audaz travesura es inmediato a los ojos del lector: Torcuato Luca di Tena describe el ámbito y sus protagonistas desde adentro, como si él mismo fuera por momentos un loco, y por momentos un psiquiatra. A mi saber, nunca jamás se ha desnudado la locura con tanto detalle y desde tantos ángulos distintos.

El insuperable contexto de la historia, sin embargo, no corona su excelencia, porque en una de esas raras y gratas coincidencias de la narrativa, resulta que
Los renglones torcidos de Dios es también un libro de locos en el sentido figurativo. Gracias a la pluma exquisita de este gran escritor español, la novela no muere en sólo una descripción de la locura, sino que nace allí. Los renglones torcidos de Dios no es un tratado acerca de la demencia, es una novela policial con una trama sagaz, protagonizada por una detective implacable y otra docena de personajes entrañables.

La novela negra ha encontrado en esta entrega quizás uno de sus mejores exponentes. Un argumento sólido, que mantiene al lector intrigado y confundido durante 450 páginas, le garantiza a los amantes del género el disfrute absoluto. El contexto que rodea los hechos es sin dudas insuperable y en ciertos pasajes desesperante. La locura en este relato se lee, se siente y se huele; tal vez, en algún que otro caso hasta incluso contagie, pero da gusto volverse loco leyendo un libro así.



El hombre en el castillo

390056g0

Autor: Philip K. Dick
Editorial: Minotauro.
Páginas: 208.

6/10 - Buena


Qué sería del mundo si...


Philip K. Dick fue un escritor excéntrico, totalmente salido del molde, no sólo en su tiempo, sino también en la época actual. La torcida imaginación que tenía este muchacho y las formas de ver el mundo futuro seguramente fueron, son y serán la envidia y la inspiración creativa de cualquier aficionado a la ciencia ficción.

El hombre en el castillo sinceramente no es un libro apasionante en su desarrollo, pero la rareza y la excentricidad que rodean al relato lo hace sin dudas muy interesante. Es inevitable sumergirse en el mundo que propone el autor a medida que las páginas avanzan, no porque haya un hilo argumental intrigante, sino porque la historia transcurre bajo circunstancias radicalmente insospechadas, al extremo de la brillantez.

El hombre en el castillo se sitúa en EEUU, luego de que Hitler venciera la 2da guerra mundial y oriente conquistara occidente. Como si eso fuera poco, el protagonista de la novela es un enfermo lúdico que cree fervientemente que el destino está escrito en las páginas del I-Ching, y se remite a practicar la ancestral disciplina cada vez que debe tomar una decisión importante. Rara combinación. Entre consulta y consulta del I-Ching, los personajes principales se encaminan hacia el encuentro de un famoso escritor de ciencia ficción, que ha escrito la versión de un mundo en el que la 2da guerra mundial ha sido ganada por occidente.

Pensada detenidamente, la obra es un espejo bizarro que devuelve el reflejo invertido y futuro de la realidad. El autor se vuelca hacia la ciencia ficción especulativa, apelando sobre todo a un contexto altamente original y rico en detalles. También propone un juego constante de realidad-ficción, entreverando ambas dimensiones al punto de por momentos confundirlas. En algunos pasajes, de hecho, hasta pareciera que Dick se divierte desorientando al lector.

El fuerte de Philip K. Dick nunca fue escribir historias, sino crear mundos. Las páginas de este libro no esconden una revelación avasallante, pero atropellan la razón con la gran originalidad de su contexto. En mi caso, al terminar el libro, no pude evitar ir a comprarme el I-Ching por la enorme expectativa que la historia me había generado acerca de dicha cultura oriental.
El hombre en el castillo quizás no sea un libro excelente, pero sí es una fuente casi inagotable de inspiración, como toda la obra de Dick.



La fiesta del chivo


portada-fiesta-chivo_med

Autor: Mario Vargas Llosa.
Editorial: Alfaguara.
Páginas: 520.

10/10 - Excelente

La perfección de un género.


Truman Capote inventó con su novela “A sangre fría” un tipo de narrativa que hasta entonces era prácticamente inédita: la novela de no ficción. Vargas Llosa, muchos años después, con La fiesta del chivo supo demostrar hasta donde se podía llegar en el género.

La fiesta del chivo es una novela enorme, magnánima, casi increíble desde el punto de vista creativo. Cuesta imaginar la cantidad de años de trabajo que hay detrás de sus páginas, las horas y horas invertidas en investigación y el posterior esfuerzo narrativo para entramar la historia, que es donde verdaderamente el autor marca la diferencia. Truman Capote sabía narrar los hechos con lujo de detalle, esquematizando el argumento y ordenando las ideas, como eximio cronista que era. Vargas Llosa, en cambio, sabe ponerse en la piel de más de una docena de protagonistas y relatar los hechos desde cada uno de ellos, cambiando la perspectiva de acuerdo a sus personalidades, sus ideas y –sobre todo– sus sentimientos.

El “Chivo” Trujillo, para quienes no lo saben, fue un dictador latinoamericano que sometió a la República Dominicana durante tres décadas, hasta que finalmente fue ajusticiado por un grupo insurgente que planeó y ejecutó su muerte. La novela en cuestión relata la historia del asesinato de Trujillo desde una multiplicidad de ángulos envidiable, involucrando en la narración a una gran cantidad de personajes que van desde el propio Trujillo y sus colaboradores más cercanos, hasta los mismos integrantes del escuadrón subversivo que terminó liquidándolo.

En una obra impecable, el autor sabe reconstruir la realidad a través de datos históricos, pero también recurriendo a la ficción. El archivo y la creatividad entonces se fusionan en un híbrido exquisito de personajes reales e imaginarios que piensan, dialogan y en última instancia conspiran hacia una verdad irreprochable. El resultado final es idéntico en la novela y en la realidad; donde Vargas Llosa ha sabido comprometerse y lucirse, es en el trámite de narrar los hechos que han llevado a dicho desenlace.

La fiesta del chivo es un rompecabezas periodístico ensamblado perfectamente mediante la prosa, a veces ficticia, a veces real, pero siempre insuperable. Truman Capote, con su genial
A sangre fría supo informarnos en forma detallada y precisa los hechos circundantes a un asesinato. Vargas Llosa fue más allá de la crónica, demostrando que a veces la literatura no sólo se lee, también se siente.


Los detectives salvajes

images

Autor: Roberto Bolaño.
Editorial: Anagrama.
Páginas: 609.

5/10 - Regular


Crítica de una lectura inconclusa.


Borges, de quien no soy fanático ni mucho menos, solía recomendar a los lectores abandonar aquellos libros cuya lectura no resultara gratificante. Con los años fui comprendiendo lo que quiso decir. Muchas veces nos sentimos obligados a terminar obras clásicas e indiscutidas, o modernas y controversiales, por el mero hecho de satisfacer nuestro ego intelectual. Yo creo que Borges tenía razón. No existen las verdades literarias, como no existen las verdades en general; existen versiones, y conste que tampoco me gusta Nietzsche. No son muchos los libros que no he leído por completo, pero Los detectives salvajes es uno de ellos.

La novela está dividida en 3 partes. La primera sección, que se extiende durante más de 100 páginas, me pareció muy interesante. Roberto Bolaño supo componer una descripción compleja y entretenida del ambiente literario, y más particularmente de los poetas, quizás basándose en experiencias propias. Con sutil ironía, a través de personajes variados en edad, profesión y clase social, el autor ahonda en las excentricidades y el elitismo artístico a los que se ciñen los círculos literarios. Lo hace con una prosa magistral, simple y directa, aunque por momentos visceral y básica al extremo. Las alusiones al sexo se vuelven tan recurrentes y descriptivas, que el relato puede llegar a parecer rayano a la pornografía en ciertos pasajes.

La segunda sección es la que abandoné. El nudo del libro, en forma insospechada, de repente se vuelve una serie de fragmentos inconexos narrados literalmente a través de medio centenar de personajes. Relatos indescifrables, difíciles de relacionar entre sí, que cambian de narrador, geografía y contexto cada dos o tres páginas. Para cuando el lector llega a entender la mecánica que propone el autor, el hilo se ha extraviado en lo más oscuro de la memoria y la frustración es enorme. Es imposible concatenar los relatos de más de una docena de personajes, sobre todo cuando éstos divagan el 80% del tiempo, sin aportar sustancia al argumento. Las reminiscencias a Rayuela de Cortázar, o La casa verde de Vargas Llosa, son inevitables.

La tercera sección retoma exactamente donde termina la primera, regresando al estilo narrativo convencional, en total contraposición con el nudo. La conclusión de la novela es rápida, sin vueltas, y si bien no es tan rica literariamente como lo es la introducción, es entretenida.

Los detectives salvajes es una novela caótica en su desarrollo, que intenta relatar un hecho de forma versátil y original, pero termina agobiando al lector. Un tercio del libro es bueno e incorpora una excelente descripción del mundo literario desde una infinidad de aristas. El resto del libro, sin embargo, es confuso y extremadamente difícil de seguir, porque hallar la trama escondida en 55 relatos distintos durante 400 páginas se vuelve casi tan complicado como encontrar una aguja en un pajar. Esta obra tan renombrada de Roberto Bolaño aterriza sin escalas en mi biblioteca mitológica de lecturas inconclusas, junto a las mencionadas
La casa verde, Rayuela y El ruido y la furia, de Faulkner. Definitivamente no es para mí.


La muerte en Venecia

images

Autor: Thomas Mann.
Editorial: Edhasa.
Páginas: 121.

6/10 - Buena

El verdadero amor en los tiempos del cólera.


La muerte en Venecia es un clásico que en su momento fue controversial, dadas ciertas connotaciones de índole sexual expuestas en el argumento, pero que entrado el siglo XXI sinceramente no sorprenderá a nadie que no sea un conservador ortodoxo. Provista de una prosa pomposa y simbólica, típica de la época, esta novela breve desarrolla una idea simple que se extiende durante algo más de un centenar de páginas a través de párrafos largos y sobrecargados, en los que es fácil perderse y continuar leyendo mientras se piensa en cualquier otra cosa; y todo esto, sin perder el hilo del relato.

Lo que sucede con este tipo de clásicos es que al principio impactan con su prosa impecable, exquisita y milimétrica, pero con el correr de las páginas empalagan al lector, que termina rogando por un milagro argumental que lo rescate del ostracismo.
La muerte en Venecia tiene la ventaja de ser lo suficientemente corta para que no lleguemos a ese punto de hartazgo, y si bien Thomas Mann no es un gran economista de palabras, supo acotar la dimensión de la narración de acuerdo a las necesidades de su simple historia.

Es un libro de un simbolismo enorme, que trata temas íntimos y que seguramente tendrá una llegada radicalmente distinta en cada lector. A mí me ha gustado el escenario elegido y la sutil descripción que hace de la ciudad. Sin lugar a dudas, Venecia es así, hermosa pero hedionda, romántica y trágica a la vez. El amor y la peste conviven en esta novela como un híbrido indisociable, y no se me ocurre mejor lugar que Venecia para narrar un hecho así. Leerla no es una experiencia sublime, pero aun así es una propuesta interesante, que deja pensando.



La sombra del viento

11805_1_la_sombra_del_viento-9788408079545

Autor: Carlos Ruiz Zafón.
Editorial: Planeta.
Páginas: 565.

8/10 - Muy Buena

Literatura pochoclera de calidad.


La sombra del viento es comparable con esas mega producciones de Hollywood en las que hay multiplicidad de géneros. Me refiero al tipo de películas que apuestan por diferentes variantes argumentales al mismo tiempo y salen airosas. Esta novela no será una película, pero posee ritmo cinematográfico y si algo hace bien es entretener de principio a fin, cada vez con mayor intensidad.

Difícil definir con exactitud su género. Comienza como una aventura, predomina el misterio, pero está plagada de comedia y drama. No es una propuesta común, porque si bien pareciera ser una novela comercial, su calidad es verdaderamente notable. Consta de una trama compleja e intrigante, pero sin lugar a dudas el sello distintivo está en la construcción del relato, que es brillante. Hay un gran trabajo en el armado de los personajes y la forma en que interactúan entre sí, pero por sobre todas las cosas, lo que mejor hace este libro es cumplir con lo que promete. Las expectativas que generan la introducción y el nudo de la historia encuentran justicia en el desenlace, y no habrá lector que termine defraudado.

La novela no es perfecta y tiene su vicios. En lo personal, creo que por momentos hay abuso de barroquismo; las descripciones terminan sonando demasiado sobrecargadas y hasta cursis. Esto último es un condimento típico de la novela gótica española, país en el que Lovecraft tiene fervientes seguidores. Lo segundo a criticar, aunque moderadamente, son los diálogos, que por momentos son muy buenos y por momentos demasiado arrebatados e irreales –en particular, entre extraños que entran en confianza muy rápido–, como si el autor quisiera apresurar el curso de la trama a través de ellos.

Las críticas que yo pueda hacerle a esta novela son apenas triviales. Las razones por las cuales creo que no es excelente están seguramente sugestionadas por mi gusto y estilo literario. Lo cierto es que
La sombra del viento atrapa al lector desde las primeras páginas y no lo suelta hasta el punto final. Con el correr de las páginas, los protagonistas dejan de ser meros personajes ficticios y se convierten en conocidos, amigos, y hasta enemigos íntimos. Un libro que logra semejante proeza, no puede ser menos que muy bueno.


Ciudad santa

0_tx_1240312015

Autor: Guillermo Orsi.
Editorial: Almuzara.
Páginas: 320.

5/10 - Regular

Policial argentino en castellano neutro.


Ciudad Santa es una novela con un error imperdonable: la adaptación del lunfardo. En una historia que sucede en Buenos Aires, donde los personajes protagónicos se enmarcan dentro de los estereotipos porteños, no pueden hablarse de tú. No conozco ciudadano rioplatense que hable como un centroamericano o sudamericano del norte, y desde el vamos, este detalle le quita mucho encanto al libro, porque disminuye radicalmente la credibilidad de la historia.

Así arrancamos. Policías que piensan como argentinos pero al leerlos suenan peruanos, colombianos o venezolanos. No creo que Guillermo Orsi haya escrito la novela así, sino que seguramente la editorial ha adaptado el lenguaje para el público español, lo que sinceramente termina siendo no sólo una lástima, sino también la ruina de una obra que podría haber dado para más.

Por lo demás, Ciudad Santa cumple pero nunca deslumbra. Si el lector finalmente acepta el hecho de que está leyendo la versión castellanizada neutra de un policial argentino, la trama que plantea la novela es entretenida y de rápida lectura, aunque no excepcional. Está plagada de personajes siniestros y confusos. Buenos que parecen malos, malos que parecen más malos de lo que son, y malísimos que no se ven venir. Hay acción, hay misterio y hay un argumento bien construido, aunque quizás apenas más pretencioso de lo que debiera ser.

Ciudad Santa es un policial argentino que pierde su verdadera identidad en el intento comercial de adaptarlo para un público más amplio. Los que saben vender libros, a veces no saben nada de qué se siente al leerlos. Ningún lector que compre un libro con expectativas de leer una novela negra que transcurre en las calles de Buenos Aires va estar contento con el resultado. Yo soy uno de ellos.


/