Críticas salvajes en una jungla de temas…

CRÍTICA | CINE | Thor: Ragnarok

image004
Director: Taika Waititi
Duración: 2h 10 minutos
Casting: Chris Hemsworth, Tom Hiddleston, Cate Blanchett, Mark Ruffalo y otros…

4

Thor, el payaso…


Thor Ragnarok es algo así como un auto-boicot; un intento inexplicable de Marvel por satirizar su propio universo cinematográfico. Apelando al humor desenfrenado, la película tergiversa el pasado ficcional de la saga y, en trámite de transformar la franquicia en comedia, se burla de sus personajes y también de su audiencia incondicional. Convertir a Thor y Hulk en una dupla humorística es tan anticlimático y desatinado como poner de protagonista de Terminator a Charles Chaplin. Lo peor del nuevo universo de Marvel hasta ahora.

Lo peor: busca desesperadamente ser graciosa con protagonistas que no lo son



Comments

CRÍTICA | CINE | Wonder Woman

image003
Director: Patty Jenkins
Duración: 2h 21 minutos.
Casting: Gal Gadot, Chris Pine y otros

4

Mujer, sí; maravilla, no…


Detrás de su telón estético, Wonder Woman esconde un relato cursi, disparatado y vacío de contenido. Sus excelentes escenas de acción, editadas según dicta el criterio de Zack Snyder, no son suficientes para rescatar la película.

Lo bueno: la cinematografía y la edición digital.
Lo malo: el guión.
Lo pésimo: las actuaciones.








Comments

CRÍTICA | CINE | Split

image002
Director: M. Night Shyamalan
Duración: 2h 13 minutos.
Casting: James McAvoy y Anya Taylor-Joy

3

La última pavada de Shyamalan


A M. Night Shyamalan una vez se le cayó una buena idea con Sexto Sentido (para mi gusto, mal ejecutada) y luego nunca más pudo recuperar el rumbo. Lamentablemente, Split no es una reversión de esa tendencia, sino más bien una confirmación.

La fórmula continúa siendo la misma. Las películas de Shyamalan se construyen sobre bases sólidas de misterio y apelan al suspenso como hilo conductor, pero en el trámite de iniciar la conclusión derrapan narrativamente y giran hacia el absurdo, en el mejor de los casos. Es difícil entender los motivos por los cuales el director continúa esforzándose en sorprender al espectador con giros radicales e insensatos, pero evidentemente es más fuerte que él. Esta necesidad impetuosa de impacto genera un alto contraste en la percepción de una historia que, en el caso de Split, comienza como una interesante y adulta propuesta y termina siendo una pavada sobrenatural, que podría haber sido escrita por un pre adolescente.

El cine de Shyamalan no es serio ni armonioso; es eternamente ensayístico y banal. Lo único bueno de Split es la gran interpretación de McAvoy y nada más. Todo lo demás es vergüenza ajena, como pocas veces uno la experimenta en el cine.






Comments

CRÍTICA | CINE | Manchester by the sea

image003
Director: Kenneth Lonergan
Duración: 2h 17 minutos.
Casting: Casey Affleck, Michelle Williams y Kyle Chandler

4

El drama insensible


La tragedia individual genera condescendencia y solidaridad colectiva, tanto en la vida como en el cine. Ése es el único argumento que encuentro para justificar el éxito indiscutible de Manchester by the Sea, una película que, para mi gusto, fracasa en sensibilizar a la audiencia.

Lo bueno de la cinta radica en el relato. La historia, esquemáticamente, está muy bien estructurada, aunque se cuente con una inmensidad de licencias narrativas. Podría decir, de hecho, que le sobran 40 minutos, dada la enorme cantidad de planos muertos y el constante abuso de la pausa.

En lo demás, este es un drama insensible, que carece de sustancia más allá de los trágicos hechos. Los personajes son acartonados y superficiales, los diálogos básicos y las situaciones completamente anodinas. Como resultado, en más de dos horas de película hubo apenas 5 o 10 minutos que lograron emocionarme y luego simplemente me aburrí.

Yo creo que la contundencia en un drama se alcanza a través de buenos diálogos o a través de imágenes bien concebidas. Manchester by the Sea, a mi criterio, carece de ambos, lo que la convierte en otro de los grandes misterios de la historia del cine, al menos en cuanto a su notoria celebridad…








Comments

CRÍTICA | CINE | Blood Father

image004
Director: Jean-Francois Richet.
Duración: 1h 28 minutos.
Casting: Mel Gibson, William Macey y Erin Moriarty.

4

Fracaso fraternal.


Es difícil dilucidar los motivos por los que esta nueva entrega protagonizada por Mel Gibson ha sido, en general, bien recibido por la crítica. Blood Father es una propuesta clase B en lo cinematográfico y clase D en lo narrativo. Es mala, prácticamente sin atenuantes.

Está mal guionada, mal actuada y pésimamente estructurada. De comienzo a fin, Blood Father no hace más que defraudar a la audiencia con una historia muy mal contada, a través de situaciones inverosímiles y pésimos diálogos. Más allá de una dirección bastante aceptable en lo técnico, sinceramente no hay mucho que rescate a una película que a duras penas intenta ensayar el éxito apelando al magnetismo de su protagonista. Sí, a todos nos gusta Mel Gibson haciendo de loco, pero sólo eso no garantiza el éxito.

Es difícil de entender cómo Gibson, que desde lo artístico entiende el cine como pocos, se ha prestado a participar de un fiasco semejante. Mi mejor consejo es que cualquiera que sienta la tentación de volver a ver a Mel Gibson haciendo de loco, que vea su última y muy buena película de acción, Get the Gringo (2012) o directamente repita Arma Mortal, pero que evite Blood Father a toda costa.



Comments

CRÍTICA | CINE | Terminator: Genesys

MV5BMjM1NTc0NzE4OF5BMl5BanBnXkFtZTgwNDkyNjQ1NTE@._V1_SX214_AL_
Director: Alan Taylor.
Duración: 126 minutos.
Casting: Arnold Schwarzenegger, Jason Clarke y Emilia Clarke.

3

Saga exterminada.


Judgement Day es un ancla difícil para cualquier secuela de Terminator, porque se trata de una de las mejores películas de acción de la historia del cine. Es inevitable que la segunda entrega en la franquicia se utilice como patrón de comparación. Dicho esto, todas las Terminator que le han seguido a Judgement Day debieron atravesar un denso umbral de expectativas, y esta quinta parte lejos está de ser la excepción, al auspiciar el tan esperado regreso de su protagonista estelar. Genesys ni siquiera arriba al mencionado umbral y es, seguramente, la peor Terminator a la fecha.

Rise of the machines fue un intento de trilogía a pesar del abandono de su creador, James Cameron. Terminó siendo un refrito de escenas previas; una repetición formulada de la receta de Cameron que defraudó, pero con un mínimo de dignidad creativa. Terminator Salvation, en cambio, fue un relanzamiento conceptual de la saga que incursionó en el universo de Terminator por fuera de su mítico protagonista. A mi gusto, Salvation fue una muy buena película que no logró convencer a una audiencia extremadamente nostálgica y adicta a Arnold Schwarzenegger. A Genesys no le caben atenuantes. Es pésima.

A falta de talento, giros en la trama. Genesys intenta lo imposible en materia argumental para justificar que Arnold vuelva a la pantalla y esquivar así las críticas de quienes sospechan del espíritu artístico del filme. La quinta entrega de Terminator recurre a variantes innecesarias en la historia, incluida la lamentable humanización del T-800, a la que, como si fuera poco, le sigue la robotización de John Connor. Eso, sin mencionar la terrible trivialización que ha sufrido el personaje de Sarah Connor, quien supo ser una heroína de una complejidad dramática importante y es ahora poco más que una adolescente que se tropezó con la misión de salvar al mundo.

Genesys es una especie de T-800 enviada desde el futuro con la misión de destruir la saga Terminator, su historia y sus personajes. Es una empresa meramente comercial, disfrazada de película; un insulto a la inteligencia de todos los que descubrimos el cine de acción y ciencia ficción, en gran parte, gracias la visionaria proeza de James Cameron. Un fiasco difícil de digerir.








Comments

CRÍTICA | CINE | Good kill

MV5BMTkzNDIxNzE5OF5BMl5BanBnXkFtZTgwODMxMTExNTE@._V1_SX214_AL_
Dirección: Andrew Niccol.
Reparto: Ethan Hawke, Bruce Greenwood, January Jones y Zoe Kravitz.
Duración: 102 min.

4

El drama de los drones.


Un tema candente de la vida real y un gran protagonista suelen ser cartas de presentación auspiciosas en cualquier proyecto cinematográfico. Good Kill posee ambas, pero carece de todo lo demás que define a una película en su calidad. Prácticamente sin línea argumental, este drama bélico remoto norteamericano se lanza a su suerte en la pantalla grande, con la esperanza de que la mera provocación sea suficiente. Lamentablemente no lo es…

Ethan Hawke no muestra lo mejor de sí en esta entrega. El resto del reparto, en cambio, probablemente muestre lo peor. January Jones y Zoe Kravitz por momentos dan vergüenza ajena frente a la cámara. Quizás no sea culpa de los actores, sino de un pésimo guión, por no llamarle inexistente. Más allá de la descripción de su contexto, que sí es sumamente interesante, no hay mucho más para contar en Good Kill. El vacío es suplido con diálogos pobres, escenas dramáticas inverosímiles y muchas explosiones a miles de kilómetros de distancia apreciadas a través de un monitor.

El cine es arte, no política. Si en el trámite de contar una historia, un director logra concientizar al espectador, bienvenido sea; pero nunca puede relegarse el guión a un segundo plano en un drama. Good Kill es, en el mejor de los casos, un intento cinematográfico provocador altamente ineficaz.


















Comments

CRÍTICA | CINE | Jupiter Ascending

MV5BMTQyNzk2MjA2NF5BMl5BanBnXkFtZTgwMjEwNzk3MjE@._V1_SX214_AL_
Dirección: Hermanos Wachowski.
Reparto: Mila Kunis, Channing Tatum, Eddie Redmayne y Sean Bean.
Duración: 127 min.

4

Delirio cósmico insalvable.


Las dos mejores películas de los hermanos Wachowski (la primera entrega de The Matrix y Cloud Atlas) tuvieron dos características insoslayables: imponencia visual y profundidad argumental. Jupiter Ascending es una película visualmente imponente, pero carece de la grandeza narrativa que los directores supieron despuntar en proyectos anteriores.

Hay delirios bien llevados y delirios insalvables. Esta nueva entrega de la ciencia ficción pertenece al segundo grupo, por carecer de un guión digno de ser adaptado. Lo atmosférico es sumamente interesante, con grandes escenarios e ideas ingeniosas, pero lo sustancial queda relegado a un segundo plano. Los personajes carecen de magnetismo y la historia es inverosímil en contenido y desarrollo, lo que finalmente despierta aburrimiento y desinterés.

Hay suficiente material creativo en Jupiter Ascending para que fuera una buena propuesta, si el guión se hubiera encarado con seriedad y compromiso. A falta de esto último, el resultado ha sido sinceramente malo. Es una película que entra por la vista pero no soporta una digestión narrativa. Es una hermosa, pero vacía, caja de cartón cinematográfica.




Comments

CRÍTICA | CINE | Inherent Vice

MV5BMjI2ODQ2NzUwMl5BMl5BanBnXkFtZTgwNjU3NTE4MjE@._V1_SX214_AL_
Dirección: Paul Thomas Anderson.
Reparto: Joaquin Phoenix, Josh Brolin, Owen Wilson y otros.
Duración: 148 min.

4

Policial psicodélico para olvidar.


Dentro del excentricismo que caracteriza a Anderson, hay buenas y malas propuestas, dependiendo del guión que le toque adaptar. Inherent Vice está a una distancia abrumadora de la mejor versión del director. Es una película aburrida, anodina e incoherente, que a duras penas logra terminarse de ver.

No hay nada más irritante que una historia insustancial complicada. El hilo argumental de Inherent Vice se deshilacha en múltiples subtramas que no llevan a ningún lado, colmando la paciencia del espectador, quien apenas pasada una hora de película seguramente se sienta mareado y confundido entre tantos personajes inocuos y no mucho más que cháchara. La realidad es que la película carece de argumento, e intenta remediarlo mediante la incorporación de innumerables protagonistas y giros insensatos.

La cinematografía de Anderson no ayuda a pasar el mal trago, porque los planos largos y los diálogos sostenidos no hacen más que agravar el aburrimiento cuando no existe profundidad argumental. Inherent Vice no es There will be blood, donde el mensaje es fulminante, sino más bien un thriller superficial que apela a una especie de “Dude Lebowski” en versión de detective para entretener a la audiencia. El resultado no está ni cerca de ser bueno.

Me resulta difícil encontrarle algún atractivo a Inherent Vice. Es una película que intenta aparentar complejidad y profundidad, pero en realidad carece de ambas. Es una propuesta superflua de un director que suele tener el visto bueno de la crítica y no mucho más que eso.






Comments