Críticas salvajes en una jungla de temas…

CRÍTICA | CINE | The Hunger Games: Mockingjay 2.

MV5BNjQzNDI2NTU1Ml5BMl5BanBnXkFtZTgwNTAyMDQ5NjE@._V1_UX182_CR0,0,182,268_AL_
Director: Francis Lawrence.
Duración: 2h 17 minutos.
Casting: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Liam Hemsworth, Woody Harrelson, Juliane Moore y otros.

8

Conclusión de una distopia bien concebida.


La primera parte de Mockingjay fue excesivamente aburrida, pero es indudable que sirvió para sentar las bases de la conclusión de la saga. Mockingjay 2 culmina exitosamente la fenomenal adaptación a la pantalla de una célebre obra literaria de ciencia ficción que explora el costado más siniestro de nuestra naturaleza antropológica.

Hay méritos suficientes para asegurar que The Hunger Games es una gran saga en su género. Buena cinematografía y muchísimo compromiso argumental la definen como una excelente propuesta de ciencia ficción, que no sólo funciona como entretenimiento, sino y fundamentalmente como una aguda crítica a la sociedad. Es muy interesante el trabajo que han hecho los realizadores en cuanto al mensaje del filme, que plantea un futuro distópico exagerado, pero con características propias de la realidad. La cuarta y última entrega concluye bien la historia, conservando la eximia narrativa de las partes anteriores y retomando la acción y el suspenso, que habían sido postergados en Mockingjay 1.

The Hunger Games concluye según las expectativas: muy bien. Es verdad que Mockingjay 1 y 2 podrían haber sido una sola película larga, pero eso no llega a arruinar la experiencia, sino que apenas la prolonga innecesariamente. Pocas propuestas del tipo muestran tanto compromiso narrativo para con su trama y protagonistas. En una época en que sobran las sagas adolescentes y descerebradas, The Hunger Games hace la diferencia.


Comments

CRÍTICA | CINE | The Big Short

Pasted Graphic
Director: Adam McKay.
Duración: 2h 10 minutos.
Casting: Christian Bale, Steve Carell, Ryan Gosling y Brad Pitt.

9

Crónica financiera de una catástrofe.


Las finanzas estructuradas son extremadamente complejas de explicar a quienes no se dedican a eso. Muchos de los responsables de la crisis económica del 2008 se han refugiado durante todo este tiempo detrás de esa imposibilidad de las masas de entender lo sucedido, hasta que Brad Pitt decidió producir esta joya del cine. The Big Short decodifica mucha de la complejidad a la que me refiero, con eximia narrativa y cinematografía de primer nivel. Para mi gusto, no se trata de una película más, sino del mejor retrato fílmico de Wall Street en la historia del cine.

Sobre todo mérito observable, The Big Short supera las expectativas en dos frentes: el guión, que se llevó el oscar, y la edición, que recibió una nominación. Adam McKay sin lugar a dudas se ha inspirado en la filmografía de Oliver Stone a la hora de contar la historia, y aprovechando el sensacional material literario que han puesto a su alcance, optó por una edición dinámica, creativa y por momento sorprendente. No hay tiempo para aburrirse en esta crónica financiera de una catástrofe.

El reparto merece párrafo aparte. Christian Bale es por lejos uno de los mejores actores de su generación, junto a un puñado en el que se incluyen el difunto Seymour Hoffman, Matt Damon y Ethan Hawke, entre otros. Su caracterización del primer trader que pronosticó el derrumbe del mercado hipotecario es impactante, por lo verosímil. Ryan Gosling, por otro lado, también muestra una gran actuación, pero desde un enfoque más satírico. Steve Carell no tiene grandes desafíos con su protagónico y Brad Pitt aparece en la cinta para contribuir a la popularización del filme. El resto del reparto acompaña satisfactoriamente, haciendo de la película una experiencia divertida y también escalofriante.

The Big Short es una crónica simplificada de lo sucedido en 2008, pero no por eso poco sofisticada. La mayoría de la audiencia no comprenderá todo, pero sí la idea general, que es lo que importa. Una de las mayores aberraciones financieras de la historia de la humanidad necesitaba un exponente cinematográfico que valiera la pena. Este es el caso.


Comments

CRÍTICA | CINE | Trumbo

MV5BMjM1MDc2OTQ3NV5BMl5BanBnXkFtZTgwNzQ0NjQ1NjE@._V1_UX182_CR0,0,182,268_AL_
Director: Jay Roach.
Duración: 2h 4 minutos.
Casting: Bryan Cranston, Diane Lane, Lous C.K., Helen Mirren y otros.

7

El guionista rojo.


Es muy común en el cine encontrar propuestas que comienzan bien y terminan mal, que prometen al principio y defraudan en el trayecto. Trumbo es el rarísimo caso opuesto: una película que empieza con notables problemas narrativos pero que inesperadamente levanta promediando la cinta.
 
La presentación de Trumbo está hecha a retazos. Es caótica, apresurada y quizás un poco pretenciosa. Los múltiples personajes aparecen, dicen unas líneas y vuelven a desaparecer, como recurso narrativo de una trama que desorienta al espectador. Pero pasados los primeros 40 minutos el filme encuentra el rumbo y la historia se encarrila para bien, enfocándose en un argumento que de repente se torna interesante. A partir de ese momento la película empieza a sacarle provecho a su magnífico reparto y Trumbo resurge de sus propias cenizas.
 
Trumbo posee un potencial narrativo y un reparto que en manos de otro director podría haber alcanzado múltiples nominaciones al oscar, pero no es el caso. Su introducción, lamentablemente, es deficiente, pero quienes estén dispuestos a atravesarla se sorprenderán del nudo hacia adelante. Algunas películas valen la pena sólo por partes. Ésta es una de ellas.
Comments

CRÍTICA | CINE | Room

MV5BMjE4NzgzNzEwMl5BMl5BanBnXkFtZTgwMTMzMDE0NjE@._V1_UX182_CR0,0,182,268_AL_
Director: Lenny Abrahamson.
Duración: 1h 58 minutos.
Casting: Brie Larson, Jacob Tremblay, Sean Bridges y otros..

8

Realismo demoledor.


Room es una película muy difícil de recomendar, porque es lo opuesto al cine convencional. No entretiene, ni intriga ni sorprende... Duele. Es una película hecha deliberadamente para que el espectador se sienta mal, y lo logra con creces.

El mayor mérito de Room es el realismo con el que está realizada. La cinta se aleja del estereotipo dramático americano, evitando toda receta hollywoodense. No está concebida ni desde lo comercial ni desde lo artístico, sino desde la consciencia de sus realizadores. Hay un mensaje contundente en el filme, un llamado de atención fulminante para todos aquellos dispuestos a sufrir dos horas: es una ficción inspirada en una atrocidad humana que puede ocurrir a la vuelta de nuestros hogares.

Room narra una historia demoledora y no busca audiencia, sino generar consciencia colectiva. Es, junto a Requiem for a Dream, la película que más me costó terminar de ver en mi vida. Sí, es muy buena, pero también es muy dura. No es para todo el mundo.

Comments