Críticas salvajes en una jungla de temas…

CRÍTICA | CINE | Mission: Impossible V. Rogue Nation.

MV5BMTQ1NDI2MzU2MF5BMl5BanBnXkFtZTgwNTExNTU5NDE@._V1_SX214_AL_-1
Dirección: Christopher McQuarrie.
Reparto: Tom Cruise, Rebecca Ferguson, Simon Pegg, Jeremy Renner y Alec Baldwin.
Duración: 131 min.

7

La reinvención de lo imposible.


Sin lugar a dudas Misión Imposible es una de las sagas de acción más sólidas de la historia del cine, al punto que ya pareciera evidente que se ha convertido en una franquicia perpetua, al estilo 007, y que seguramente trascenderá a Tom Cruise en un futuro. Esta quinta entrega es, según mi parecer, la menos virtuosa de todas, y no por eso una mala película.

Empecemos dando las malas noticias: la cámara rápida en las escenas de acción ha llegado a Misión Imposible. Planos efímeros y cambios súbitos de ángulo desdibujan las secuencias de combate cuerpo a cuerpo. Todavía no se sabe por qué ciertos directores quieren seguir apostando al caos fotográfico y evadir los planos explícitos, donde el espectador puede apreciar con claridad lo que sucede. Es sinceramente una pena que el cine de acción moderno se empecine en una técnica cinematográfica tan diametralmente opuesta a los estándares clásicos del séptimo arte.

La otra crítica que voy a hacer con respecto a lo malo de la propuesta tiene que ver con el deslucido rol de Jeremy Renner, quien había sido introducido en el reparto en Protocolo Fantasma y en esta oportunidad pierde el protagonismo en contraposición con toda expectativa. Es verdaderamente un desperdicio que un actor con tanta personalidad pase la mitad del tiempo en pantalla hablando por teléfono…

En todo lo demás, Rogue Nation cumple, comprometiéndose a brindar un buen entretenimiento. Hay muy buenas escenas, entre las cuales se destacan la del avión en la presentación y la acuática promediando el filme. Lo increíble quizás sea, después de cinco entregas, que Misión Imposible aún siga sorprendiendo por momentos con escenas creativas y magníficamente ejecutadas.

Rogue Nation tal vez no esté a la altura de sus predecesoras, pero conserva el espíritu de la saga y entretiene de principio a fin. Quienes quieran otras dos horas de vértigo ininterrumpido de la mano de Ethan Hunt, no quedarán defraudados.






















Comments

CRÍTICA | SERIES TV | Penny Dreadful

p9707417_b_v7_ab
Creador: John Logan.
Casting: Eva Green, Timothy Dalton, Josh Hartnett y Harry Treadaway.
Duración: 2da temporada / 10 episodios / 2015.

8

El drama de los monstruos.


La primera temporada de Penny Dreadful revolucionó la pantalla chica para siempre, aportando a la ficción fantástica una inusual intensidad dramática. La segunda temporada ha profundizado aún más su costado dramático, quizás dejando en un segundo plano el suspenso que caracteriza al género.

El terror está presente, pero esta vez se cocina a fuego lento. La continuación de Penny Dreadful carece en cierta medida del impacto constante que supo tener el año pasado e invierte en el desarrollo de sus personajes con diálogos sustanciosos y un desarrollo gradual. Hay intriga y sorpresas, pero no con la misma intensidad, al menos hasta arribado el final, donde la serie rescata su esencia y vuelve a sacudir al espectador. También es más oscura y siniestra de lo que supo ser en su comienzo, aunque me animaría a decir que más desde lo antropológico que desde lo fantástico.

El entretenimiento está asegurado, aunque esta vez haya que tener un poco más de paciencia. La acción demora en llegar, pero los conflictos de los protagonistas son suficientes para no aburrirse en el trayecto, gracias a un guión soberbio y a una ejecución perfecta desde quienes interpretan cada rol. Probablemente, a diferencia de lo ocurrido en la temporada inaugural, haya un leve desbalance entre el drama y suspenso, pero Penny Dreadful continúa siendo única y explosiva. La mecha esta vez es más larga, pero es una bomba al fin.






Comments

CRÍTICA | CINE | Good kill

MV5BMTkzNDIxNzE5OF5BMl5BanBnXkFtZTgwODMxMTExNTE@._V1_SX214_AL_
Dirección: Andrew Niccol.
Reparto: Ethan Hawke, Bruce Greenwood, January Jones y Zoe Kravitz.
Duración: 102 min.

4

El drama de los drones.


Un tema candente de la vida real y un gran protagonista suelen ser cartas de presentación auspiciosas en cualquier proyecto cinematográfico. Good Kill posee ambas, pero carece de todo lo demás que define a una película en su calidad. Prácticamente sin línea argumental, este drama bélico remoto norteamericano se lanza a su suerte en la pantalla grande, con la esperanza de que la mera provocación sea suficiente. Lamentablemente no lo es…

Ethan Hawke no muestra lo mejor de sí en esta entrega. El resto del reparto, en cambio, probablemente muestre lo peor. January Jones y Zoe Kravitz por momentos dan vergüenza ajena frente a la cámara. Quizás no sea culpa de los actores, sino de un pésimo guión, por no llamarle inexistente. Más allá de la descripción de su contexto, que sí es sumamente interesante, no hay mucho más para contar en Good Kill. El vacío es suplido con diálogos pobres, escenas dramáticas inverosímiles y muchas explosiones a miles de kilómetros de distancia apreciadas a través de un monitor.

El cine es arte, no política. Si en el trámite de contar una historia, un director logra concientizar al espectador, bienvenido sea; pero nunca puede relegarse el guión a un segundo plano en un drama. Good Kill es, en el mejor de los casos, un intento cinematográfico provocador altamente ineficaz.


















Comments