Críticas salvajes en una jungla de temas…

CRÍTICA | SERIES TV | Daredevil

daredevil
Creador: Drew Goddard.
Casting: Charlie Cox, Vincent D´Onofrio, Deborah Ann Woll, Elden Henson y Rosario Dawson.
Duración: 1ra temporada / 13 episodios / 2015.

8.5

Justicia ciega.


Toda la excelencia narrativa que Marvel ha sabido llevar al cine en los últimos años es ahora trasladada a la pantalla chica de la mano de Netflix. Daredevil en los papeles puede aparentar ser una simple adaptación de un cómic a la televisión, pero el resultado final es mucho más jugado de lo que el televidente puede a priori sospechar.

Corre sangre en Daredevil, con estética y sutileza artística, pero más allá de los atenuantes visuales, la serie posee altas dosis de violencia. La explicidad de las escenas ocasionalmente es amortiguada con planos creativos, ángulos no del todo reveladores y escasa luz, pero la naturaleza del proyecto se mantiene intacta. Daredevil fue pensada para un público adulto, no sólo porque puede ser por momentos visceral, sino también por la profundidad psicológica con la que han sido encarados sus personajes en materia narrativa.

Seguramente sea éste un punto de inflexión en la producción televisiva y cinematográfica del género superhéroes, porque la vuelta de tuerca ha sido arriesgada: sacrificar audiencia para ganar complejidad. Daredevil se desarrolla dentro de un mundo ficticio pero comparable con la realidad, y sus protagonistas han sido humanizados concienzudamente. Se podría decir, de hecho, que si las Batman de Nolan tuvieran buenas escenas de acción y excelentes coreografías de pelea, y mucha más sangre, éste sería el resultado final.

Marvel aterriza con firmeza en la TV de la mano de Netflix, con una apuesta que sin lugar a dudas ha sido fuerte. Daredevil es una muy buena serie de acción, pero con un componente dramático prácticamente inédito en el universo del gigante del cómic. El riesgo asumido ha rendido frutos. Bienvenido sea.








Comments

CRÍTICA | CINE | The water diviner

MV5BMjMzODA4NDYzM15BMl5BanBnXkFtZTgwMTc0Mzc0NDE@._V1_SX214_AL_
Dirección: Russell Crowe.
Reparto: Russell Crowe, Olga Kurylenko y Jai Courtney.
Duración: 111 min.

5

Fallida ópera prima.


El debut de Russell Crowe como director de un largometraje no es de lo más auspicioso, a pesar del buen recibimiento que la película está teniendo por parte de un sector de la crítica. Lo cierto es que The water diviner no es un desastre colosal, pero es una propuesta fallida en múltiples aspectos.

Si tuviera que definirla con apenas un adjetivo, diría que The water diviner es despareja. Cinematográficamente, por ejemplo, es un filme que la mayoría del tiempo se ajusta a muy buenos estándares de dirección, pero por momentos exhibe escenas toscas e inverosímiles. Hay grandes contrastes cualitativos a lo largo de la cinta, que se las ingenia para mezclar lo bueno y lo no tan bueno del cine en un mismo proyecto. Es inusual encontrar una película que puede sorprender con fotografía impactante y a la vez presenta los títulos con tipografía digna de un youtuber adolescente... y poco talentoso.

Pero más allá de los conflictos técnicos que pueda evidenciar la propuesta, el mayor problema de The water diviner se encuentra en su veta narrativa. Russell Crowe da inicio al relato de modo eficiente, enfocándose en un argumento sólido e interesante, pero a medida que corre la cinta la trama se fragmenta y pierde el norte. Promediando la historia, sinceramente ya no se sabe cuáles son las verdaderas intenciones del filme, porque lo que comienza como la dramática búsqueda de un padre por recuperar los restos de sus hijos, termina degenerándose en un cambalache de géneros que van desde la acción hasta el romance.

Hay destellos de buen cine en el intento de Russell Crowe por dirigir, pero no puede decirse que The water diviner sea una buena película. Quizás el tiempo le permita volcar su talento actoral a la realización integral de un filme, pero ésta, su ópera prima, carece de lo necesario para convencer a la audiencia.






Comments

CRÍTICA | CINE | Inherent Vice

MV5BMjI2ODQ2NzUwMl5BMl5BanBnXkFtZTgwNjU3NTE4MjE@._V1_SX214_AL_
Dirección: Paul Thomas Anderson.
Reparto: Joaquin Phoenix, Josh Brolin, Owen Wilson y otros.
Duración: 148 min.

4

Policial psicodélico para olvidar.


Dentro del excentricismo que caracteriza a Anderson, hay buenas y malas propuestas, dependiendo del guión que le toque adaptar. Inherent Vice está a una distancia abrumadora de la mejor versión del director. Es una película aburrida, anodina e incoherente, que a duras penas logra terminarse de ver.

No hay nada más irritante que una historia insustancial complicada. El hilo argumental de Inherent Vice se deshilacha en múltiples subtramas que no llevan a ningún lado, colmando la paciencia del espectador, quien apenas pasada una hora de película seguramente se sienta mareado y confundido entre tantos personajes inocuos y no mucho más que cháchara. La realidad es que la película carece de argumento, e intenta remediarlo mediante la incorporación de innumerables protagonistas y giros insensatos.

La cinematografía de Anderson no ayuda a pasar el mal trago, porque los planos largos y los diálogos sostenidos no hacen más que agravar el aburrimiento cuando no existe profundidad argumental. Inherent Vice no es There will be blood, donde el mensaje es fulminante, sino más bien un thriller superficial que apela a una especie de “Dude Lebowski” en versión de detective para entretener a la audiencia. El resultado no está ni cerca de ser bueno.

Me resulta difícil encontrarle algún atractivo a Inherent Vice. Es una película que intenta aparentar complejidad y profundidad, pero en realidad carece de ambas. Es una propuesta superflua de un director que suele tener el visto bueno de la crítica y no mucho más que eso.






Comments

CRÍTICA | CINE | Foxcatcher

MV5BMTQ2MjQxNjYxOV5BMl5BanBnXkFtZTgwMzIwODUxMzE@._V1_SX214_AL_
Dirección: Bennett Miller.
Reparto: Channing Tatum, Steve Carell y Mark Ruffalo.
Duración: 134 min.

8

Una clase de actuación tripartita.


Otra historia verídica llevada a la pantalla grande. Esta vez no se trata de una historia extraordinaria, aunque dependiendo de cuán informado esté el espectador, sí es cierto que hay dentro de la trama una importante cuota de sorpresa. Foxcatcher es, sin lugar a dudas, un drama que impacta por su contundencia dramática.

No es un actor, ni dos; son tres los protagonistas que le sacan chispas al arte dramático en esta adaptación de un hecho real contemporáneo. El obvio, del que todos hablan, es el rol de Steve Carell, que se ha distanciado de su típico papel de comediante para transformarse físicamente en el multimillonario John Du Pont. Es increíble la mutación estética y gestual que ha logrado el actor, quien apenas puede reconocerse detrás del maquillaje. El no tan obvio es Mark Ruffalo, que seguramente ha interpretado en esta oportunidad el mejor papel de su carrera, dándole vida a un medallista olímpico de lucha greco-romana norteamericano. Quizás no marca distancias en lo expresivo (Ruffalo es el tipo de actor que generalmente conserva sus expresiones pausadas), pero sí en lo corporal, adaptando su cuerpo y su modo de moverse al de un luchador.

Párrafo aparte merece Tatum, quien demuestra ser un actor fuera de serie. El protagonista principal de la película ha adaptado su cuerpo, sus gestos y su expresión corporal de forma asombrosa, y si bien no lleva encima maquillaje, está irreconocible en la cinta. Es verdaderamente maravillosa la eficacia con que el actor ha asumido el papel de Mark Schultz, aportándole muchísima verosimilitud al relato.

Foxcatcher es una película interesante en lo narrativo, correcta en lo cinematográfico y sobresaliente en lo dramático. No es una historia apasionante, pero sí está adaptada con oficio y pasión actoral. Merece verse.

Comments