Ideas de una mente indómita...

Elecciones en Venezuela

images

Democracia en estado vegetativo.


Decir que Venezuela es una dictadura irrita a los simpatizantes de Chávez, quienes se amparan en prácticamente un tecnicismo para asegurar que el país caribeño es una democracia. Sí, en Venezuela se vota, pero definir la democracia a partir de esa única característica es como decir que para ser persona sólo hace falta respirar. Las plantas también respiran.

Claro que el sufragio es vital para la democracia, pero no es lo que la define como tal. El verdadero espíritu democrático descansa sobre una base de principios mucho más compleja que la simple posibilidad de elegir candidatos cada tanto. Justicia independiente, libertad de acción y expresión, y por sobre todas las cosas límites a la concentración de poder, son tres características fundamentales para garantizar la democracia en el largo plazo. Las dos primeras están en tela de juicio en Venezuela, y la tercera, directamente no existe.

Dos décadas de mandato sin interrupciones casi no permite utilizar otro mote. Sólo un dictador, o un tirano, aspira a eternizarse en el poder, sin importar si ha sido elegido por una mayoría o no. Las democracias más avanzadas del mundo constan de mecanismos constitucionales para evitar la manipulación de las masas mediante el despotismo. La rotación es crucial, porque si en un país no existe la justicia independiente, el estado no puede garantizar la libre elección de los candidatos. La extorsión y el miedo también contribuyen a ganar elecciones.

Es verdad que Venezuela no es una dictadura, pero tampoco es una democracia. El sistema político venezolano es un híbrido extraño, un cuerpo sin alma que respira pero no tiene identidad. Las urnas le han dado otro golpe fulminante a esta dudosa democracia, que ha caído en coma por seis años más. En la humanidad, y también en la política, sólo los milagros remontan estados terminales.


blog comments powered by Disqus