Ideas de una mente indómita...

Inundaciones en Buenos Aires

59237_nacionales

La verdadera tragedia


Otra vez la catástrofe. Que el agua caiga del cielo a chorros incontenibles es una desventura excepcional, pero la verdadera tragedia, lo que mata en la Argentina, continúa siendo la desidia política.

La reacción de los dirigentes fue inmediata, aunque no para auxiliar a los perjudicados sino para intentar capitalizar políticamente un hecho tan desafortunado. Las acusaciones cruzadas y el ida y vuelta de culpas de poco ayudó mientras las víctimas salían a flote de las profundidades de una inundación fortuita, pero producto de una urbanización irresponsable. No sólo los muertos han asomado a la superficie de este desastre, sino también la improvisación, la corrupción y la ineptitud con la que somos conducidos.

Somos todos responsables. La clase dirigente, en un país con democracia, no puede ser más que una muestra de su sociedad. En lo estrictamente meteorológico, la tormenta ha pasado y el cielo pronto volverá a despejarse. En el plano político y social, sin embargo, el pronóstico sigue negro.

blog comments powered by Disqus