Un blog con ideas simples para una ciencia complicada...

El alza imparable de los mercados

MI-BS736_SKYBOX_G_20121128205115

El rebote soñado de los alcistas: apenas otro estirón de un árbol artificial.



Después de tener una violenta corrección en apenas 10 días a finales de enero, febrero volvió a ser muy parecido a 2013, es decir: irracional. Los mercados no deben ser combatidos, son lo que son, pero hay una gran confusión en torno a los inversores estos días, lo que redunda en inquietud en vez de convicción.

Fue un mes en el que el grueso de los datos económicos ha mostrado resultados por debajo de las expectativas, lo que ha llevado al Índice de Sorpresa Económico de Citi a su nivel más bajo en mucho tiempo. La reacción inicial de los inversores para explicar por qué los mercados siguen subiendo fuertemente, así como las volatilidades implícitas han bajado, ha sido el clima: los datos han sido malos debido al invierno más frío en años en los EE.UU. Por supuesto que dicho argumento no llegó a explicar por qué las compras online también se redujeron... Por lo general, cuando el clima es adverso hay un efecto sustitución en el consumo: los restaurantes pierden clientes pero las compras en almacenes tienden a aumentar; las compras físicas de bienes y servicios también menguan, pero las compras por Internet muestran alzas. Eso no ocurrió en esta ocasión; los datos fueron decepcionantes en casi todos los rubros de la economía. Incluso en aquellos estados en los que el clima no significó un problema, los datos económicos cayeron por debajo de las expectativas .

Pasted Graphic


Las cosas no están mucho mejor fuera de EE.UU. Los mercados emergentes se estabilizaron pero el riesgo aún está latente. La retracción monetaria progresiva del Banco Central estadounidense es una gran amenaza para los países que han estado recibiendo gran cantidad de dólares en los últimos años y la emoción alcista de febrero se siente más como una pausa de una reversión. El índice de volatilidad de Brasil no ha logrado bajar y la República Sudamericana muestra signos de desaceleración en el crecimiento económico, hecho que obligó a los hacedores de política monetaria a frenar el ritmo de suba del tipo de interés. Pero probablemente la mayor amenaza sigue siendo asiática. China, por segundo mes consecutivo, registró un PMI debajo de 50 , lo que sugiere que la economía se está contrayendo al ritmo más acelerado desde mediados de la década de 90. Por último está Europa y algunas preocupaciones de deflación, lo que si bien se siente apresurado, sin duda añadirá riesgo a los mercados globales.

Mientras la realidad se manifiesta decepcionante, los mercados siguen subiendo y la percepción de riesgo continúa en caída. Sólo hay una posible y dolorosamente repetida explicación para esto: el dinero gratuito todavía abunda. Es silenciosamente increíble la cantidad de especuladores que apuestan por que la Fed decida dar marcha atrás con el tapering. El motor del mercado de los últimos 2 años se ha hecho carne en los agentes financieros y, obviamente, son reticentes a cambiar la mentalidad de trading hacia un modelo más crítico, clásico y fundamental. Esta vez vemos, sin embargo, que los nuevos máximos de precios no trajeron consigo nuevos mínimos de volatilidades implícitas, lo que puede significar que quienes agregan activos a sus carteras también están comprando instrumentos de protección a la baja.

Una vez más, es difícil luchar contra los mercados en el corto plazo, incluso cuando la realidad es avasallante, pero hay una buena analogía a tener en cuenta: los mercados son como los árboles, que tardan mucho tiempo en crecer y sólo unos pocos minutos para ser derribados. Los árboles saludables y longevos necesitan ser podados periódicamente, mientras que aquellos agigantados artificialmente no, pero cuando éstos últimos se pudren, tienen que ser cortados de raíz. Este árbol está creciendo a base de fertilizantes –léase QE o impresión monetaria–, y se siente tan artificial como se puede sentir cualquier mercado que suba sin detenerse un 30%, cuando el crecimiento es apenas del 3% y el desempleo continúa en el orden del 6.6%.



blog comments powered by Disqus