Críticas de lo poco leído...

CRÍTICA - LITERATURA - Los renglones torcidos de dios


images

Autor: Torcuato Luca di Tena.
Editorial: Planeta.
Páginas: 450.

10/10 - Excelente

Una locura de novela.


Los renglones torcidos de Dios es literalmente un libro de locos, pero no cualquier libro de locos, sino probablemente el mejor que se haya escrito en la historia de la literatura.

El primer atractivo de la novela es inapelable: su autor fingió estar loco y se internó en un psiquiátrico durante un par de semanas hasta ser descubierto, aunque demasiado tarde como para interrumpir la musa. El resultado de aquella audaz travesura es inmediato a los ojos del lector: Torcuato Luca di Tena describe el ámbito y sus protagonistas desde adentro, como si él mismo fuera por momentos un loco, y por momentos un psiquiatra. A mi saber, nunca jamás se ha desnudado la locura con tanto detalle y desde tantos ángulos distintos.

El insuperable contexto de la historia, sin embargo, no corona su excelencia, porque en una de esas raras y gratas coincidencias de la narrativa, resulta que
Los renglones torcidos de Dios es también un libro de locos en el sentido figurativo. Gracias a la pluma exquisita de este gran escritor español, la novela no muere en sólo una descripción de la locura, sino que nace allí. Los renglones torcidos de Dios no es un tratado acerca de la demencia, es una novela policial con una trama sagaz, protagonizada por una detective implacable y otra docena de personajes entrañables.

La novela negra ha encontrado en esta entrega quizás uno de sus mejores exponentes. Un argumento sólido, que mantiene al lector intrigado y confundido durante 450 páginas, le garantiza a los amantes del género el disfrute absoluto. El contexto que rodea los hechos es sin dudas insuperable y en ciertos pasajes desesperante. La locura en este relato se lee, se siente y se huele; tal vez, en algún que otro caso hasta incluso contagie, pero da gusto volverse loco leyendo un libro así.



Comments

CRÍTICA - LITERATURA - La fiesta del chivo


portada-fiesta-chivo_med

Autor: Mario Vargas Llosa.
Editorial: Alfaguara.
Páginas: 520.

10/10 - Excelente

La perfección de un género.


Truman Capote inventó con su novela “A sangre fría” un tipo de narrativa que hasta entonces era prácticamente inédita: la novela de no ficción. Vargas Llosa, muchos años después, con La fiesta del chivo supo demostrar hasta donde se podía llegar en el género.

La fiesta del chivo es una novela enorme, magnánima, casi increíble desde el punto de vista creativo. Cuesta imaginar la cantidad de años de trabajo que hay detrás de sus páginas, las horas y horas invertidas en investigación y el posterior esfuerzo narrativo para entramar la historia, que es donde verdaderamente el autor marca la diferencia. Truman Capote sabía narrar los hechos con lujo de detalle, esquematizando el argumento y ordenando las ideas, como eximio cronista que era. Vargas Llosa, en cambio, sabe ponerse en la piel de más de una docena de protagonistas y relatar los hechos desde cada uno de ellos, cambiando la perspectiva de acuerdo a sus personalidades, sus ideas y –sobre todo– sus sentimientos.

El “Chivo” Trujillo, para quienes no lo saben, fue un dictador latinoamericano que sometió a la República Dominicana durante tres décadas, hasta que finalmente fue ajusticiado por un grupo insurgente que planeó y ejecutó su muerte. La novela en cuestión relata la historia del asesinato de Trujillo desde una multiplicidad de ángulos envidiable, involucrando en la narración a una gran cantidad de personajes que van desde el propio Trujillo y sus colaboradores más cercanos, hasta los mismos integrantes del escuadrón subversivo que terminó liquidándolo.

En una obra impecable, el autor sabe reconstruir la realidad a través de datos históricos, pero también recurriendo a la ficción. El archivo y la creatividad entonces se fusionan en un híbrido exquisito de personajes reales e imaginarios que piensan, dialogan y en última instancia conspiran hacia una verdad irreprochable. El resultado final es idéntico en la novela y en la realidad; donde Vargas Llosa ha sabido comprometerse y lucirse, es en el trámite de narrar los hechos que han llevado a dicho desenlace.

La fiesta del chivo es un rompecabezas periodístico ensamblado perfectamente mediante la prosa, a veces ficticia, a veces real, pero siempre insuperable. Truman Capote, con su genial
A sangre fría supo informarnos en forma detallada y precisa los hechos circundantes a un asesinato. Vargas Llosa fue más allá de la crónica, demostrando que a veces la literatura no sólo se lee, también se siente.


Comments

CRÍTICA - LITERATURA - Mientras escribo

images

Autor: Stephen King.
Editorial: Debolsillo.
Páginas: 320.

10/10 - Excelente


Confesiones de un genio.

Stephen King suele ser menospreciado por su tendencia hacia la literatura comercial. No es fácil en el mundo de la literatura, donde el 99% de los escritores no puede vivir de escribir, cargar con el mote de “best seller”. Es casi un intríngulis terapéutico: quienes no son exitosos se refugian en el consuelo de ser intelectuales, y no tendrán dinero pero sí el derecho de criticar a quienes logran vender. Sin embargo, cuesta imaginar a alguien más erudito que un sujeto que confiesa llevar un libro encima todo el tiempo y leer cuando los semáforos se ponen en rojo; un hábito por lo menos intelectual, sino obsesivo.

Pero además de ser intelectual y obsesivo, Stephen King es un contador de historias crónico, cuya creatividad es la envidia de todo artista. El cerebro de este muchacho es una fuente inagotable de ideas que ha inspirado a miles de escritores y guionistas cinematográficos durante los últimos 30 años, y semejante trayectoria no se logra sólo inventando historias… También hay que saber contarlas. Este señor no sólo sabe contarlas como pocos, sino que además está dispuesto a revelarnos sus secretos. Porque como si ser intelectual, obsesivo y escritor compulsivo fuera poco, Stephen King es al parecer también solidario.

Sin exagerar, para los que escribimos, “Mientras escribo” es una mina de oro, una biblia de sabiduría popular literaria que no escatima en consejos y directrices para perfeccionar el hábito narrativo. Escrito con una prosa simple y tangible, este libro se lee a una velocidad trepidante y se disfruta con una intensidad única, gracias a la virtud del autor de ser conciso y desmenuzar cada idea con las palabras justas.

Stephen King demuestra en esta oportunidad que no sólo sabe escribir, también sabe dar consejos de cómo hacerlo. Un libro indispensable para los aficionados a la escritura.


Comments

CRÍTICA - LITERATURA - Cuentos completos - Cortázar

images

Autor: Julio Cortázar.
Editorial: Alfaguara.
Páginas: 648.

10/10 - Excelente


La superación kafkiana.

Hubiese deseado que Kafka llegara a mis manos antes que Cortázar, pero eso no pasó. A Kafka lo leí ya avanzados los 20 y a Cortázar me lo hizo leer mi padre cuando era bastante joven, 13 o 14 años. Es verdaderamente un desencanto adentrarse en narrativa breve con Cortázar, porque a mi gusto, no hay nada que lo supere. Ni siquiera el genial Kafka con su Metamorfosis fue lo suficientemente contundente como para sorprenderme, luego de que yo hubiera leído esta antología de cuentos, que contiene la obra esencial de Cortázar.

Cortázar no sólo tenía una prosa privilegiada, tenía también una creatividad única a la hora desarrollar historias. Los cuentos de este autor sacuden al lector y lo sacan del molde de la racionalidad. Cortázar recurre usualmente al absurdo, a lo imposible, pero no desde un plano surrealista, sino que incorpora la locura a situaciones comunes. Temas como ponerse un pulóver, cuidar el departamento de un amigo o asistir a un velorio, bajo la pluma de Cortázar terminan en una disparatada trama que no se ve venir. A veces cínico, muchas veces morboso y siempre impactante, Cortázar posee al lector de muchas maneras distintas, desde el asombro y la confusión hasta la risa.

No hay recomendaciones en particular. Esta antología de cuentos es para mí una mina de oro, un hito en la literatura mundial. “La noche boca arriba”, “Casa tomada”, “Final del juego”, “Las babas del diablo”, “Carta a una señorita en París”, “El perseguidor”, “Cartas de mamá”, “No se culpe a nadie”, “La salud de los enfermos”; podría seguir y seguir, nombrar a los cronopios y a las famas, bailar tregua y catala mientras las esperanzas me critican; podría dar simples instrucciones para subir una escalera o dar vueltas al reloj, pero nada de lo que escriba estará siquiera cerca a describir la experiencia de leer estos cuentos. He leído Kafka, Poe, Chejov, Quiroga, Borges, y muchos otros; confieso que aún me faltan Carver, Tizón y Bolaño, pero hasta ahora, nada, absolutamente nada, siquiera se asemeja a Julio Cortázar.
Comments

CRÍTICA - LITERATURA - Sobre héroes y tumbas

images

Autor: Ernesto Sábato.
Editorial: Seix Barral.
Páginas: 540.

10/10 - Excelente

Sólo las tumbas quedan de los héroes...

Definitivamente la mejor novela argentina que he leído en mi vida. Quizás no sea fácil de entender, en especial para aquellos que no son argentinos, porque la verdadera riqueza del relato se halla en su sentido figurativo y no en el literal. A lo largo de los años ha habido cientos y cientos de interpretaciones de esta obra de arte, muchísimo revuelo acerca de su significado y sobre todo, del polémico informe sobre ciegos, que es uno de los capítulos con prosa más violenta. Esta crítica es, obviamente, tan sólo una humilde interpretación más.

“Sobre héroes y tumbas” narra una historia ficticia con trasfondo real, usando a sus personajes como vehículo de un complejo mensaje subliminal. En las profundidades de su argumento, Sábato esconde –con la clara intención de que se encuentre- una crítica fulminante de la Argentina, haciendo hincapié en la decadencia política y social que sufre el país en el siglo XX, pero también con cierta retrospectiva hacia el pasado. Como piedra angular del relato, el autor apela a la devaluada y enajenada estirpe de una antigua familia aristocrática porteña, cuyos antepasados supieron ser partícipes activos de la heroica y eterna lucha nacional entre unitarios y federales. Alejandra y Fernando Vidal Olmos, padre e hija, son los exponentes de un linaje en notorio declive, y del que sólo quedan locos y tumbas. Completa el reparto de personajes principales Martín, un muchacho aturdido que busca escaparse al sur y alejarse del padecimiento que le generan las formas de amor propuestas por Alejandra. En paralelo al argumento principal, el escritor también relata un suceso histórico real: la huída desesperada de las tropas del general Lavalle hacia norte del país, quienes luego de sufrir la derrota en el campo de batalla, escapan de los federales acarreando el cadáver del general, para evitar el desmembramiento de sus extremidades (por vulgar y aberrante que suene, esto es verdad).

Esta genial obra de un maestro de las letras –y también de los números–, para mi gusto, tiene dos puntos asombrosos e insuperables: su prosa viva y su vigencia. La primera característica garantiza que la lectura de más de 500 páginas sea una experiencia veloz y encarnizada. Por increíble que suene, los diálogos en este libro no se leen, prácticamente se escuchan, y lo mismo sucede con los fragmentos en tercera persona, donde Sábato pareciera sentarse junto al lector a susurrarle al oído cada palabra. La vigencia, por otro lado, es absolutamente escalofriante. El gran mérito de Ernesto Sábato no ha sido retratar la sociedad argentina desde el 1800 hasta mediados del 1900; su verdadero triunfo fue definirla hasta el día de hoy, ya entrado el siglo XXI. Leer la novela hoy, más de 50 años después de ser publicada por primera vez, resulta una experiencia cercana y familiar. Será que, evidentemente, el autor ha dado en la tecla al describir las características que nos definen como argentinos. Será que, desde las épocas remotas de unitarios y federales hasta este presente perpetuo de peronistas y anti peronistas, la irracional sociedad argentina ha encontrado siempre razones para dividir en vez de unir. “Sobre héroes y tumbas” para mí es un hito de la literatura argentina. Todos los colegios secundarios del país deberían al menos recomendarlo para su lectura a los chicos de 16 y 17 años, porque es una crónica de por qué nuestra sociedad ha fallado a lo largo de casi dos siglos en encontrar puntos en común. Desde los tiempos en que los federales perseguían a los unitarios, aun después de vencerlos, para cortarle la cabeza al cadáver de Lavalle y llevársela como trofeo, pasando por décadas interminables de peronistas y anti peronistas, dictaduras militares, miles y miles de muertos, cada vez más miles y miles de pobres, hasta finalmente hoy, ya avanzada la paupérrima era de kirchneristas y anti kirchneristas, podemos decir, si no asegurar, que los argentinos no hemos aprendido nada. Ernesto Sábato eso lo entendió hace ya 80 años, cuando comenzó a escribir esta novela.

Y entonces, ¿quiénes son los ciegos? Párrafo aparte merece la ya mencionada sección más agresiva de la novela, que también se ha editado por separado, dada su clara independencia del relato central. El “Informe sobre ciegos” está narrado por Fernando Vidal Olmos en primera persona, con prosa visceral, dada su aversión hacia los no videntes, a quienes considera una secta conspirativa que utiliza su discapacidad para influenciar a la sociedad. Ha habido múltiples lecturas de este segmento del libro y Sábato ha tenido que soportar hasta la crítica de ser racista por parte de algún que otro grupo poco iluminado que se ha aferrado a la versión literal del texto. Yo tengo una consideración y una interpretación al respecto del informe sobre ciegos. En primer lugar, Fernando Vidal Olmos es un personaje psicótico y seguramente también esquizofrénico, y el informe debe leerse en ese contexto. Él culpa a los ciegos de su decadencia y sus males, y asegura tener pruebas de lo que dice, aunque ponderando al personaje, es casi indudable que todo sea producto de su imaginación. ¿Por qué los ciegos? Personalmente, yo creo que es una referencia metafórica a la sociedad argentina, que a lo largo de la historia ha desviado la mirada frente a los hechos que la arrastraron a la decadencia, en particular, la corrupción. Al día de hoy, los argentinos seguimos haciéndonos los desentendidos, pero los gobiernos corruptos siguen obteniendo más del 50% de los votos. Dicen que no hay pero ciego que el que no quiere ver...


Comments

CRÍTICA - LITERATURA - Matar un ruiseñor

images

Autor: Harper Lee.
Editorial: Ediciones B.
Páginas: 416.

10/10 - Excelente

Un manual de vida...

Tarde pero seguro llegó a mí este clásico de la literatura norteamericana, que me llenó el alma de orgullo ajeno y logró conectarme afectivamente con los personajes como ningún otro libro. Matar un ruiseñor no es una novela común, es una lección moral que trasciende el tiempo y las fronteras, y que una vez terminada, seguirá en la mente del lector no sólo como una pieza literaria sino también como compendio de valores fundamentales para la vida en familia y en sociedad.

En materia narrativa, merece destacarse la composición de los personajes. La escritora norteamericana da una lección acerca de cómo presentar, y sobre todo desarrollar, a los personajes fundamentales de la novela. Atticus Finch quedará en mi memoria por siempre, no sólo como el recuerdo indeleble de un personaje novelesco fascinante, sino también como un modelo a seguir en la vida.

Matar a un ruiseñor cuenta una historia entrañable y con eso debería bastar en el mundo de la literatura; sin embargo, no se detiene ahí. Harper Lee va más allá y nos enseña a ser rectos, honrados y tolerantes, como padres y también como ciudadanos… En definitiva, nos enseña a ser mejores personas. Yo quería leer un libro y terminé siendo mejor persona, imagine usted mi sorpresa… Imprescindible.
Comments

CRÍTICA - LITERATURA - Cien años de soledad

images
Autor: Gabriel García Marquez.
Editorial: Sudamericana.
Páginas: 471.

10/10 - Excelente


La evolución del arte de narrar.

Explicar Cien años de soledad es como intentar describir lo que se siente al comer algo rico... Es difícil. Cien años de soledad para mí fue una revelación; yo no sabía ni me imaginaba que se podía escribir algo así, que se podía ser tan creativo y tan delirado a la hora de contar una historia. Gabriel García Márquez rompió todos los moldes conocidos en la literatura y no me extraña, por tanto, que le hayan rechazado la novela más de quince veces desde múltiples editoriales. Lo que escribió este muchacho hace ya casi cincuenta años fue un disparate, una locura galopante, un derroche de magia narrativa que desbordó las mentes de los lectores más audaces y contaminó la prosa de futuros escritores para siempre, para que nunca más la literatura vuelva a ser la misma; para que Shakespeare y Cervantes se levanten de la tumba a aplaudir y la academia sueca de las letras se rinda a sus pies con un premio que dadas las circunstancias, le queda chico. Cien años de soledad no es un libro, es una inspiración, la piedra filosofal de la nueva literatura y la madre de un género que ha sorprendido al mundo entero. Eso que llaman realismo mágico tiene sus bases fundacionales en la estirpe de José Arcadio Buendía. Insisto, Cien años de soledad no es la mejor novela que leí en mi vida, es directamente la razón por la que escribo.
Comments