Críticas de lo poco leído...

CRÍTICA | LITERATURA | La mano izquierda de la oscuridad

Pasted Graphic
Autor: Ursula LeGuin.
Editorial: Minotauro.
Género: Novela / Ciencia Ficción.
Páginas: 304.

8/10 - Buena

La sexualidad expuesta a diestra y siniestra.


Las grandes obras de ciencia ficción son reconocidas por su vigencia, esa difícil cualidad literaria de trascender en el tiempo y continuar sorprendiendo al lector en tiempos modernos. La mano izquierda de la oscuridad es un exponente ejemplar de lo que una buena novela necesita para consagrarse en los anales del género; es una pieza cuya creatividad ha vencido la barrera del tiempo y frente a la cual no podemos evitar sentirnos asombrados.

Sin importar cuán asiduo sea el lector, La mano izquierda de la oscuridad es una experiencia única y particular, no por su trama en sí, sino por el entorno. La premisa argumental de la obra es sencilla, pero su trasfondo alcanza una complejidad incalculable. Por momentos, de hecho, pareciera ser más un ensayo antropológico acerca de cómo la sexualidad define a la raza humana que una historia de ciencia ficción, y esa cualidad es, precisamente, la que la consagra como un hito del género.

La mano izquierda de la oscuridad quizás no sea excelente en cuanto a lo argumental, pero es inmensamente creativa y original en la construcción de sus personajes y el universo en el que se desenvuelven. No es una novela atrapante desde lo narrativo, sino desde lo inventivo. Es una obra libre de paradigmas, que nos deja pensando en aspectos esenciales de nuestra existencia, como jamás nunca los hemos concebido antes. Es una experiencia aparte, una lectura poco convencional y muy disfrutable.




Comments

CRÍTICA | LITERATURA | Guía del autoestopista galáctico

Pasted Graphic

Autor: Douglas Adams.
Editorial: Anagrama.
Páginas: 190.

6/10 - Buena

Delirio intergaláctico.


La ciencia ficción y la comedia son géneros literarios rara vez combinados. Guía del autoestopista galáctico es un libro sin dudas ingenioso y creativo, que apela a la ciencia ficción como una excusa para hacer humor. Al igual que en el espacio, en el marco propuesto por el libro no hay límites para la imaginación, y tampoco para el absurdo. Esta novela irreverente y original, si bien se disfruta de principio a fin, también se excede en su incansable intento de provocar la risa a través del disparate.

Douglas Adams da rienda suelta a su inventiva y explora los confines de la ficción sin reservas. Comienza no por construir un mundo, sino por destruirlo, lo que le deja nada más y nada menos que el infinito a su alrededor para elaborar su descabellada trama. No existe poder de especulación sobre la faz de la tierra que siquiera se aproxime al desarrollo de los hechos, porque Guía del autoestopista galáctico es completamente impredecible, con sus virtudes y sus defectos. Hay detalles asombrosos y pasajes desopilantes, aunque también hay un abuso notorio de su estilo trasgresor. Por momentos, la novela empalaga de tanto que insiste con su premisa delirante, resaltando la irrealidad del relato y generando que el lector tome cierta distancia de sus personajes. El surrealismo empujado al extremo a veces va en detrimento de la seducción literaria, porque suele levantar barreras entre el lector y la historia, impidiendo una conexión del todo gratificante. Es difícil involucrarse con esta obra, porque tanto barroquismo humorístico termina desdibujando a los protagonistas, reduciéndolos a personajes artificiales.

Guía del autoestopista galáctico es sin dudas única, original y entretenida, aunque para mi gusto dista de ser considerada una joya del género. Es una lectura pasatista con destellos de genialidad y brillantez. Divertida, pero no fascinante.



Comments

CRÍTICA | LITERATURA | 1984

1984-9788423342310
Autor: George Orwell.
Editorial: Destino.
Páginas: 368.

8/10 - Muy Buena

Cualquier parecido con la realidad...


1984 es un clásico de la ciencia ficción distópica al que no le pasan los años. George Orwell, en su especulación literaria de un futuro no tan lejano a su tiempo, terminó no menos que dando forma a una enciclopedia político-social de los procesos autoritarios a los que se somete todo régimen dictatorial, independientemente de su ideología.

Sin distinción de izquierdas ni derechas, el autor construye un relato sólido y escalofriante alrededor de una hipótesis de civilización en la que las masas logran ser manipuladas hasta el límite de lo impensado. Es alucinante el nivel de detalle con el que Orwell desnuda el recetario sobre el cual se sostiene el poder en su mundo opresivo, al punto de parecer éste más un ensayo político del autoritarismo que un libro de ciencia ficción.
1984 es una descripción completa y detallada de los motivos irracionales que llevan a los partidos políticos a perpetuarse en el poder, fácilmente comparable con los regímenes de Hitler y Stalin, más recientemente con Corea del Norte o Cuba, y en otra escala, pero en las que pueden notarse ciertos puntos en común, Venezuela y en menor medida Argentina.

Orwell no sólo se ganó un lugar en los anales de la historia literaria con esta novela, sino que también supo componer una de las obras más introspectivas acerca de las alienaciones que sufren las sociedades sometidas por estados opresores.
1984 debería figurar como lectura obligatoria en todos y cada uno de los colegios secundarios del mundo entero. Es un clásico imprescindible, a nivel literario, claro, pero por sobre todas la cosas a nivel humano.




Comments

CRÍTICA - LITERATURA - El hombre en el castillo

390056g0

Autor: Philip K. Dick
Editorial: Minotauro.
Páginas: 208.

6/10 - Buena


Qué sería del mundo si...


Philip K. Dick fue un escritor excéntrico, totalmente salido del molde, no sólo en su tiempo, sino también en la época actual. La torcida imaginación que tenía este muchacho y las formas de ver el mundo futuro seguramente fueron, son y serán la envidia y la inspiración creativa de cualquier aficionado a la ciencia ficción.

El hombre en el castillo sinceramente no es un libro apasionante en su desarrollo, pero la rareza y la excentricidad que rodean al relato lo hace sin dudas muy interesante. Es inevitable sumergirse en el mundo que propone el autor a medida que las páginas avanzan, no porque haya un hilo argumental intrigante, sino porque la historia transcurre bajo circunstancias radicalmente insospechadas, al extremo de la brillantez.

El hombre en el castillo se sitúa en EEUU, luego de que Hitler venciera la 2da guerra mundial y oriente conquistara occidente. Como si eso fuera poco, el protagonista de la novela es un enfermo lúdico que cree fervientemente que el destino está escrito en las páginas del I-Ching, y se remite a practicar la ancestral disciplina cada vez que debe tomar una decisión importante. Rara combinación. Entre consulta y consulta del I-Ching, los personajes principales se encaminan hacia el encuentro de un famoso escritor de ciencia ficción, que ha escrito la versión de un mundo en el que la 2da guerra mundial ha sido ganada por occidente.

Pensada detenidamente, la obra es un espejo bizarro que devuelve el reflejo invertido y futuro de la realidad. El autor se vuelca hacia la ciencia ficción especulativa, apelando sobre todo a un contexto altamente original y rico en detalles. También propone un juego constante de realidad-ficción, entreverando ambas dimensiones al punto de por momentos confundirlas. En algunos pasajes, de hecho, hasta pareciera que Dick se divierte desorientando al lector.

El fuerte de Philip K. Dick nunca fue escribir historias, sino crear mundos. Las páginas de este libro no esconden una revelación avasallante, pero atropellan la razón con la gran originalidad de su contexto. En mi caso, al terminar el libro, no pude evitar ir a comprarme el I-Ching por la enorme expectativa que la historia me había generado acerca de dicha cultura oriental.
El hombre en el castillo quizás no sea un libro excelente, pero sí es una fuente casi inagotable de inspiración, como toda la obra de Dick.



Comments