Críticas de lo poco leído...

CRÍTICA | LITERATURA | El puñal

el-punal-jorge-fernandez-diaz-libro-digital-21668-MLA20214806756_122014-O
Autor: Jorge Fernández Díaz.
Editorial: Planeta.
Género: Policial.
Páginas: 456.

7

Crónicas del héroe infame: el James Bond del subdesarrollo.


En la literatura argentina escasean los exponentes policiales, y mucho más aún los libros de espionaje. El puñal es una entrega para celebrar por su frescura, porque recoge un género poco explotado y lo adapta a la realidad socio-cultural de la Argentina. Como tal, la obra de Fernández Díaz es ambivalente: es una ficción policial, pero también es un mapa urbano de la corrupción, el delito y la violencia que azotan a la sociedad.

Remil, el protagonista de la novela, es un 007 del subdesarrollo, un prototipo de héroe ajeno a los estándares habituales. Está bien que así sea. No hay en Argentina lugar para paladines de la justicia como los puede haber en la sociedad anglosajona. En ese sentido, el relato es realista, como también lo es en lo ambiental y lo circunstancial. Pero El Puñal no es una obra netamente verosímil, y podría decirse que su estilo está más cerca de Ian Fleming que de John le Carré, porque muy a pesar de la contundente realidad donde se desarrollan los hechos, el personaje principal ha sido pensado para entretener al lector apelando a ciertos rasgos característicos de los héroes de la ficción. Lo infame no quita lo heroico, y más allá de las variantes en el campo de la moral, Remil es un súper agente que sucumbe ante el amor, y alrededor de ello se desarrolla la historia.

El Puñal no redescubre un género ni mucho menos. Es una novela con un argumento relativamente simple, que apela a recursos y giros narrativos conocidos dentro de la literatura policial. La novedad está, sin embargo, en el contexto en que se adapta el relato. Jorge Fernández Díaz sin lugar a dudas utiliza la ficción como una monumental excusa para desnudar la cruda realidad de un país sumido en la corrupción y la criminalidad, y muy a pesar de un protagonista inverosímilmente implacable, su versión ficcional de la Argentina contemporánea es macabra y atinada.

El Puñal es algo así como una alquimia literaria. Como novela policial y de espionaje, está lejos de descubrir la pólvora, pero considerada dentro del contexto en el que está inmersa, la propuesta se torna mucho más interesante. Quizás no sea una pieza brillante, pero es entretenida, está bien escrita y mantiene en vilo al lector hasta el final.
blog comments powered by Disqus